“Acá nos reímos de nosotros mismos”

por Julian Barbieri

Entrevista al creador de la popular página de Facebook “Es de Pobre”

Como es bien sabido, desde hace algunos años en Facebook se viene imponiendo una manera muy particular de hacer humor. Una serie de páginas tremendamente exitosas impulsan la tendencia del humor a partir de las palabras, muchas veces utilizando los aportes que sus mismos usuarios les suministran.

Entre todas estas, hay una especial: la página “Es de Pobre” comenzó a existir el 1 de Julio de este año, pero eso no le ha impedido contar hasta el momento con casi medio millón de seguidores. Es muchísimo, en estos tiempos del click fácil. Tal vez por  tocar una fibra muy íntima del argentino medio, tal vez por haber creados una comunidad que hace fiestas y regala entradas al teatro, tal vez porque propone que nos riamos de nosotros mismo, o tal vez por una mezcla de todas estas cosas, esta Fanpage es una de las estrellas del humor en el mundo de Internet.

Por eso, hablamos con quien creó y administra la página, para que nos explique sobre este fenómeno tan particular que lleva adelante.

– ¿Cómo surgió la idea de la página “Es de Pobre? ¿La llevás adelante vos solo, o con más gente?

La idea de la página surgió con unos amigos un día que fuimos a bailar. Salíamos de bailar, y queríamos comer algo, pero lo único que estaba abierto era un “AutoMac”. Nosotros no teníamos auto, pero el hambre fue más fuerte que el ridículo que podríamos llegar a hacer si pasábamos caminando por el “AutoMac”. Entonces decidimos formarnos dos adelante y dos atrás, y hacer la mímica como si estuviéramos en un vehículo. Dimos la vuelta por el “AutoMac” entre medio de los autos. Había una fila de autos, cuatro pobres, y más autos. Cuando nos encontramos sentados en el cordón amarillo del lugar comiendo una hamburguesa (encima habíamos sacado el 2×1 de Clarín 365) nos dimos cuenta que lo que estábamos haciendo era algo muy de pobre, y empezamos a jugar con eso, a rescatar actitudes nuestras que hacemos siempre que son de pobre. Ahí surgió el latiguillo, y nos dimos cuenta que iba a pegar si hacíamos una Fanpage. Pero lo pensamos como una humorado entre nosotros, yo no tenía intención de que esto crezca ni nada.

La página se nos ocurrió con un amigo más, pero sí, llevo adelante yo solo la administración.

Es de Pobre 2

– ¿Te sorprendió el éxito que tuvo? ¿A qué crees que se debió?

Sí, me sorprendió muchísimo el éxito que tuvo. No esperaba que seamos 450 mil personas en tan poco tiempo, esto empezó el 1 de julio. Creo que se debió, primero, a una gran identificación. Hay un montón de páginas que hablan de cosas que no todos somos, o que a no todos le pasan. En el caso de la pobreza, para empezar, yo creo que hay un índice muy alto de pobreza.

Por otro lado, creo que el éxito también se debe a que no son fotos, sino que son frases. Es la misma diferencia entre leer un libro y ver una película: cuando uno lee un libro se puede imaginar las situaciones a su forma, como uno las quiere plantear, y cuando uno lo ve, no. Acá me parece que es lo mismo. Compartimos en el principio algunas fotos, pero el concepto es tan cerrado que uno no puede volar con la imaginación, mientras que  la imagen es tan divertida como lo que pasa en la cabeza de uno. El éxito creo que se debió en gran parte a que sean frases, donde uno puede imaginarse las cosas en su propia vida.

 

– Da la sensación de que “Es de Pobre” funciona haciendo que los de clase media nos riamos un poco de nosotros mismos. ¿Lo ves así?

Sí, totalmente. Y eso también es parte del éxito, porque es reírse de uno mismo. Hay un montón de otras páginas donde lo que uno hace es reírse del otro, uno le echa en cara una actitud a otro. Acá nos reímos de nosotros mismos. Yo particularmente ahora estoy haciendo esta nota con vos en un monoambiente, donde estoy con dos gatas y si estornudo tenemos que salir los tres del departamento porque no hay más lugar.

En relación con lo de clase media, sería más la clase media baja. No indigente. Siempre hay un tema con eso, que la gente dice “no, esto no es de pobre”. Por ejemplo uno pone “tener un Nokia 1100 es de pobre” y la gente dice “no, los pobres no tienen celular”. Estamos hablando de pobreza, no de indigencia: ninguna placa hace referencia nunca a gente en situación de calle ni de necesidad extrema. Eso vale la pena aclararlo.

 Es de Pobre 1

– ¿Cómo manejás los aportes de la gente? ¿Llegan muchos por día? ¿Publicás los que creés que más éxito pueden tener?

Los aportes de la gente son un poco inmanejables, porque llegan unos 5000 por día. La mayoría son repetidos, porque hay cosas que son muy comunes, como por ejemplo ponerle agua al detergente o al shampoo cuando se está acabando, o pegar los pedacitos de jabón cuando ya queda poquito. Es decir, muchos muchos se repiten.

Sí, publico los que más éxito creo que pueden tener. Son hallazgos. A veces estoy un rato largo leyendo aportes que creo que no van a ningún lado, y de golpe veo uno que parece que Dios iluminó a esa persona. Ahí se postea la placa y generalmente pega.

 

– Me parece que “Es de Pobre” fue más allá de lo que es ser sólo una página divertida, para ser una comunidad (las entradas al teatro, la Pobre Fest). ¿Cómo fue dar ese salto? ¿Fue algo pensado desde el principio, o surgió con el tiempo?

El salto fue tratar de hacer algo útil con la página, la verdad es esa. Cuando teníamos miles y miles y miles, dijimos “bueno, hagamos algo que valga la pena”, si no, no tiene sentido tener tantas miles de personas acá siguiendo a algo que no va a ningún lado, que no tiene rumbo. Fue hacer algo, teníamos algo poderoso entre manos, que era gente. Entonces, pensamos que no nos podíamos quedar cruzados de brazos. No fue algo pensado desde el principio, se fue dando.

 

– ¿Cómo fue la repercusión de la Pobre Fest? ¿El evento salió como esperabas?

Salió mejor de lo que esperábamos. El lugar me lo presta un amigo, y si bien me lo presta, él se comprometió a que haya barman, cajeros, camareros. Y fue un día que el lugar está cerrado, es decir que él tuvo gastos, y nunca me pidió dinero de nada.

Estábamos cagados en las patas de que no vaya nadie. Porque ir a un lugar, una fiesta “de pobres”, con gente que no conocés, era todo muy dudoso. Pero bueno, la verdad que la gente se copó muchísimo, trajo un montón de alimentos para donar. Nosotros nos encargamos con el equipo, que son todos amigos míos, de hacer una fiesta divertida, con buena onda, con mucha diversidad (que es la idea también), y que nadie se sienta incómodo. Que venga uno pobre, uno no pobre, hombres, mujeres, viejos, gordos, flacos, gay, heterosexuales. Que haya diversidad real: no la diversidad como un gueto que al final se termina excluyendo y termina siendo un grupo que se siente marginado. Si vas a un lugar gay, te vas a encontrar toda gente gay, porque está apuntado sólo a ese sector. Nuestra idea es poder mezclar todo: que realmente el público sea diverso. Y lo estamos logrando, con mucha onda y con mucha garra.

 

– ¿Te sorprenden los comentarios de la gente en los posteos?

Sí, muchísimo. Indefectiblemente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario