El ajuste, deporte nacional: la reforma tributaria y el desfinanciamiento del ENARD

por Lucía De Dominicis

La reforma tributaria que impulsa el gobierno nacional propone una importante modificación al modelo de financiamiento del deporte de alto rendimiento: pretende eliminar el impuesto del 1% sobre los abonos de telefonía celular que actualmente sustenta el fondo del ENARD. Deportistas y autoridades se mostraron en desacuerdo con el fin de la autarquía del ente que regula las inversiones en el deporte.



La ley 26.573 sancionada en diciembre de 2009 creó el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) con el fin de “gestionar y coordinar apoyos económicos específicos para la implementación y desarrollo de las políticas de alto rendimiento”. Entre sus responsabilidades se encuentran el otorgamiento de becas a deportistas, el pago de honorarios a los entrenadores de alto rendimiento y el apoyo en la organización de competencias deportivas nacionales e internacionales. Una característica distintiva de la ley, celebrada por los deportistas, es la definición del ENARD como un ente autárquico a nivel administrativo y financiero, es decir, que no depende de las decisiones ni del financiamiento del gobierno de turno.

Una característica distintiva de la ley, celebrada por los deportistas, es la definición del ENARD como un ente autárquico a nivel administrativo y financiero, es decir, que no depende de las decisiones ni del financiamiento del gobierno de turno.

La semana pasada se conoció el proyecto de reforma tributaria que el gobierno nacional está impulsando en el Congreso. Este proyecto contempla, entre muchas otras medidas, la eliminación del artículo 39 de la ley del ENARD, que establece la forma de financiamiento del ente. Según este artículo, el ENARD se sustenta a partir del “producto de un cargo del uno por ciento (1%), aplicado sobre el precio del abono que las empresas de telefonía celular facturen a sus clientes” y también de “aportes, donaciones, subsidios y contribuciones que efectúen personas físicas o jurídicas, estatales o privadas y todos los recursos que pudiere aportar el Estado nacional”.

A través de este impuesto del 1% sobre los abonos de telefonía celular, el ENARD logró recaudar más de 2.500 millones de pesos desde su creación. Según los cálculos de sus autoridades, en el año 2018 se recaudarían más de 800 millones de pesos para continuar apoyando a los deportistas de alto rendimiento. Al estar atado a una tarifa que se actualiza por la inflación (y teniendo en cuenta que los abonos de telefonía celular ya han aumentado un 35% en promedio en lo que va del año), se asegura que el impuesto se mantiene automáticamente equilibrado con los aumentos de precios. Los fondos recaudados son distribuidos por las autoridades del ENARD, cuyo directorio está compuesto por 3 representantes de la Secretaría de Deporte de la Nación, 3 representantes del Comité Olímpico y 2 ex-deportistas olímpicos.

A través de este impuesto del 1% sobre los abonos de telefonía celular, el ENARD logró recaudar más de 2.500 millones de pesos desde su creación. Según los cálculos de sus autoridades, en el año 2018 se recaudarían más de 800 millones de pesos para continuar apoyando a los deportistas de alto rendimiento.

Tras conocerse la noticia de la modificación de la ley, deportistas y autoridades mostraron su descontento en las redes sociales y lo expresaron a través del hashtag #BanquemosalENARD. A pesar que el gobierno negó un ajuste, el riesgo que advierten es que al dejar de ser financiado de forma independiente, los mandatarios de turno pueden decidir recortar los ingresos al deporte de alto rendimiento en caso de tener que utilizar esos fondos para otras necesidades. El impuesto a la telefonía celular de hecho aumentará de un 4 a un 5%, absorbiendo el 1% que ahora se destina al ENARD a las arcas del Estado, que luego deberían derivarlo nuevamente al financiamiento del deporte.

A través de un comunicado, el Comité Olímpico Argentino expresó que la reforma “pone en riesgo la naturaleza, la independencia y la existencia misma del ENARD” y  afirma que “nadie del ámbito de la comunidad deportiva” fue consultado para la modificación de la ley. Proponen al gobierno un espacio de diálogo para explicar la importancia de un modelo institucional que es “estudiado y copiado en el mundo del deporte”. Mientras la reforma tributaria, que cuenta con el apoyo de los gobernadores, avanza en la Cámara de Diputados, queda por verse si serán o no escuchadas las voces de los representantes del deporte nacional.



También te puede interesar:

Lo que no se dice detrás de la vuelta de los feriados puente
5 trampas de la nueva reforma laboral de Cambiemos
El ajuste llega a las jubilaciones y pensiones sociales: correr detrás de la inflación

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR