Agustín Donati presentó su primer disco: Lo irreversible

por Laura Gómez

El jueves 16 Agustín Donati, uno de los ganadores de la Bienal Arte Joven 2017 en la categoría música, presentó el trabajo discográfico que fue fruto de esa experiencia: Lo irreversible. En una noche mágica, el joven cantautor presentó su abanico de canciones bajo el cielo estrellado de la escenografía desplegada sobre las tablas del Club Cultural Matienzo (Pringles 1249). 


Cuando uno se acerca por primera vez a la música de Agustín Donati siente que esa aproximación ocurre de un modo natural: las canciones llaman a la puerta, pasan y se sientan a dialogar con el oído en el living de casa. A primera escucha podría parecer que de tan familiares ya las hemos oído en otra parte y, sin embargo, ante cada frase melódica es posible experimentar algo así como un pequeño descubrimiento, un desvelamiento.

Ubicar a los músicos bajo una etiqueta o género específico siempre resulta embarazoso, y esta no es la excepción. Podría decirse que Agustín Donati anda cerca del folk o del country, pero en sus canciones hay elementos que remiten a universos muy diferentes: por las mezclas rítmicas, por los instrumentos utilizados, por los arreglos armónicos e incluso por el lenguaje con el que están construidas sus letras. Lo que sí puede establecerse es que se trata de canciones, y en cada una de ellas espera una historia, un personaje, un clima.

“Dejar de hablar, frenar la inercia, volver a amar”. Ese verso anticipa uno de los requisitos esenciales para acercarse a la propuesta de Donati: frenar la inercia de la rutina cotidiana, detener la vorágine, parar la pelota y… escuchar. La presentación comenzó con “Manantiales”, “Paisajes”“Diario de viajes” (con la introducción de un cello) y “Descansa tu idea, hoy”, cuatro canciones de Lo irreversible. Después sonaron algunos adelantos del próximo trabajo y temas en los que participaron los invitados de la noche: Rodrigo Tarsitano, David Amado (con quienes Donati interactuó en el marco del ciclo Open Folk) y Pablo Tévez, baterista de Los Tipitos y uno de los jurados de la Bienal a quien distinguió como uno de sus referentes.


Banda


Después la lista siguió con “Ella es un árbol”“La sed”“Como chicos”, “Lo irreversible” “La cara del lugar” (los primeros tres forman parte de su primer EP, Viajar y mutar, producido, grabado, mezclado y editado por Fede Petro). El bis estuvo protagonizado por “Musa perfecta“, “el único tema para agitar un poco” según las palabras del propio Donati, que pidió a su público ponerse de pie para la última pieza de la noche.

La propuesta contempla numerosos instrumentos que tuvieron su protagonismo el día de la presentación: piano de cola y Rhodes en manos de Matías Macri; guitarras eléctricas, acústicas, banjo y armónica a cargo de Fede Petro; batería y percusión por Nacho Díaz; bajo y contrabajo a cargo de Alejandro Moffardin; cello en manos de Anahí Parrilla Beffer y  coros en las voces de Titi Stier (que también ofició de soporte con un repertorio muy country que incluyó temas propios y ajenos) y su hermana Carolina Donati (con un EP en proceso producido por Agustín, y recientemente elegida por Lisandro Aristimuño para formar parte de su lista mensual llamada Música sin fines de lucro).

Lo irreversibleCon un par de tiradores que identificaban a Donati con el viejo de la portada del disco y buenas dosis de humor, la noche del jueves sin dudas marcó un antes y un después en la carrera de este joven cantautor que olvidó en su casa el cuaderno con la lista de temas pero, afortunadamente, no olvidó las ganas ni esa magia peculiar que destilan sus composiciones. “Todo empieza en una idea, una melodía”, confiesa en la canción que da título a su disco. Trabajo minuciosos y buen clima (sin necesidad de agite permanente) fueron los rasgos distintivos de esta presentación. Aquí hay sustancia, así que mejor cantar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario