Entrevista a Palta: “hay que poner el cuerpo e ir a ver bandas en vivo”

por Laura Gómez

Palta es una banda formada a fines de 2012, compuesta hoy por siete músicos y bastante difícil de encasillar en un género musical específico. La formación recorre diversas sonoridades pero su rasgo distintivo es una fuerte impronta acústica: con o sin equipos, Palta suena a Palta. Marisa y Kali, sus líderes, charlaron con La Primera Piedra para hablar del lanzamiento de su primer disco y anticipar la próxima fecha para su presentación el 1 de noviembre en Nün Teatro Bar.



— ¿Cómo llegaron a la música?

Kali: No soy de esos músicos o músicas que empezaron de chiquitos. Siempre me dio curiosidad pero tardé un montón de tiempo en llegar a la guitarra: arranqué a los 20. Me acuerdo que tenía una armónica, eso sí; sacaba temas de oído y estaba todo el día tocando.

Marisa: Lo musical viene del lado de mi papá, todos mis tíos tocan y había muchas juntadas familiares. Ellos son paraguayos, entonces siempre había un arpa. A los 13 pedí que me compraran la guitarra aunque no había tenido ningún contacto previo con el instrumento. Qué loco eso, ¿no? Porque de alguna manera sabía que me iba a gustar. La cuestión era que no había un mango, entonces tuve que ahorrar durante un año para poder comprarla.

— ¿Cómo empezaron a fantasear con esto de formar una banda?

Palta apareció en un momento clave. Nos empezamos a juntar casi por una pulsión, con la idea de tocar y hacer algo: una tocaba el cajón, la otra el bajo, la guitarra, yo cantaba. Y de repente teníamos una banda. A partir de ahí Palta nos empezó a cambiar la cabeza y la vida a todas. Cada una tenía su trabajo y ninguno se relacionaba con la música, hasta que empezó a armarse este proyecto.

Está buenísimo Spotify, YouTube, pero no hay que perder ese impulso de salir, compartir y ver un gesto en vivo

— ¿Qué tan difícil es vivir de la música hoy en día?

— Es difícil, pero no imposible. Si nos preguntabas hace cuatro años qué pensábamos al respecto, no sé qué te decíamos. Pero todo lo que uno labura funciona. Es como la diferencia entre soñar y proyectar: todos podemos soñar con algo, pero hay que proyectar ese camino. Ahí es donde se empiezan a generar redes y contactos que te llevan a darle forma a eso que soñabas. También parece un poco injusto pedirle a la música que te permita vivir de ella, porque te da tantas cosas lindas…


Marisa

Foto: Mariana Ferreyra


— ¿Hoy viven de dar clases en este espacio?

— Sí, esencialmente sí. Es muy difícil vivir de la música, pero nosotras encontramos un sistema que está buenísimo porque damos talleres grupales que no son académicos o “de conservatorio”, sino que son para venir, tocar y cantar. Entonces hay mucha gente que empieza a engancharse con nuestro proyecto y así va generándose una suerte de estado musical.

— ¿Cuándo se formó Palta y cuántos miembros integran hoy la banda?

— Los primeros encuentros fueron a fines de 2012 y hoy somos siete músicos en este espectáculo, aunque hay cuatro de nosotros que somos el motor del día a día del proyecto. Al principio queríamos tocar y tocar para ir aceitando temas, eligiendo repertorio, ver qué nos pasaba y definir un género.

La gente no se está moviendo de sus casas y eso está pasando hace unos dos años más o menos. Incluso el estado de ánimo colectivo ha cambiado

— ¿Cómo fue el tema de ubicarse en un género? Porque como banda recorren distintos territorios musicales y no parecen estar anclados en ninguno.

— Fue todo un tema y llevó un buen tiempo aceptar que no necesariamente teníamos que tener un género musical definido. El paso siguiente fue empezar a pensar en grabar un material de calidad que nos representara como banda. Por eso el año pasado no tocamos tanto para poder abocarnos más a los arreglos del disco. Y también empezamos a descubrir dónde, por qué y con quiénes queríamos tocar, porque está bueno alimentar sistemas positivos en donde todas las partes se lleven algo.

— ¿Cómo ven la escena under actual?

— Nos parece que hoy en día hay que poner el cuerpo e ir a ver bandas en vivo. Está buenísimo Spotify, YouTube, pero no hay que perder ese impulso de salir, compartir y ver un gesto en vivo. Estar ahí. Vos podés ver un registro de un show, pero te pasan otras cosas estando ahí. Otra cuestión es que la gente no tiene un mango, y eso también se nota mucho. El tema de la convocatoria se hace muy difícil aunque el show sea gratis, porque siempre hay que gastar en una consumición o en viáticos.

— ¿Los músicos como colectivo hacen algún diagnóstico al respecto?

— Sí, hace poco fuimos a un asado donde había varios músicos e inmediatamente apareció esta problemática: todos coincidían en que la gente no se está moviendo de sus casas y eso está pasando hace unos dos años más o menos. Incluso el estado de ánimo colectivo ha cambiado. Pero como productores también tenemos que hacernos cargo de la propuesta que estamos brindando: tiene que ser atractiva y de calidad.

En todos los espacios donde he estudiado guitarra siempre fui la única mujer, y eso me jodía bastante porque los hombres te miran desde arriba o te quieren enseña

— ¿Cómo piensan el rol femenino dentro de la banda teniendo en cuenta que la mayoría son mujeres?

— Nosotras lo sentimos de una manera muy natural; después nos enteramos que había todo un quilombo con ese tema. Pero es cierto: si te ponés a pensar, la mayoría de las bandas de rock están lideradas y compuestas por hombres. Si se habla de figuras femeninas enseguida te nombran a Epumer o Cantilo: está todo bien con ellas pero… ¡son gente de hace treinta años!


Kali

Foto: Mariana Ferreyra


— ¿Y cómo se sienten ustedes en los espacios musicales?

Kali: En todos los espacios donde he estudiado guitarra siempre fui la única mujer, y eso me jodía bastante porque los hombres te miran desde arriba o te quieren enseñar.

Marisa: En el ámbito de las cantantes es un poco distinto, porque parecería ser que cantar es de nenas y las mujeres tenemos permitido cantar. Pero hoy esto es parte de nuestra forma de pararnos frente al mundo desde nuestro proyecto, porque tiene mucho que ver con lo femenino y con la mujer. Y no sólo desde el punto de vista de ser mujeres, porque también están Ale y Nico que son súper respetuosos de nuestro rol. Somos todos pares y hay una equidad que es de destacar.

— ¿Por qué Palta?

— Nuestro primer show fue a los quince o veinte días de habernos juntado a tocar, entonces necesitábamos un nombre para identificarnos en el flyer del evento. Ahí apareció de inmediato la necesidad de nombrar lo que hacíamos, pero… ¿cómo hacíamos para nombrarlo? Esa amalgama de sonidos siempre estuvo: por un lado hay sonidos acústicos, instrumentos de cuerda; y, por otro, las sonoridades más rock y pop. Ese primer show lo hicimos como Palta Wonders.

— ¿Por qué esa mixtura?

Palta reunía todo lo que era tierra, folklore, madera, naturaleza, y Wonders condensaba los temas de Britney Spears.

 Finalmente nos quedamos con Palta. Era un nombre breve, sonaba bien, tenía mucha “a” (es un poco femenino también, ¿no?), y en la mayoría de la gente conocida pegó rápidamente el nombre. Ahora está muy de moda, pero en ese momento no. Muchos deben pensar que somos hippies-chic pero nada más lejos de eso.

— Y ganó la tierra…

— Sí, finalmente nos quedamos con Palta. Era un nombre breve, sonaba bien, tenía mucha “a” (es un poco femenino también, ¿no?), y en la mayoría de la gente conocida pegó rápidamente el nombre. Ahora está muy de moda, pero en ese momento no. Muchos deben pensar que somos hippies-chic pero nada más lejos de eso.

— ¿Cómo describirían esos territorios musicales por los que andan?

— Nombraríamos un montón de géneros y agregaríamos “fusión”, porque andamos por el tango, el folklore, el rock o el pop, pero no es exactamente eso lo que van a escuchar. Los sonidos están pero no se parecen al género original. Sí hay algo que es distintivo y es nuestra impronta acústica: nosotros podemos tocar sin ningún micrófono ni equipo y va a sonar a Palta.


PRÓXIMAS FECHAS: 
Miércoles 1/11 a las 21 hs. en Nün Teatro Bar (Juan Ramírez de Velasco 419)
Miércoles 29/11 en The Cavern (Av. Corrientes 1660)
Viernes 2/12 en La Plata

PODÉS ESCUCHAR EL DISCO EN:
YouTube: http://bit.ly/2vr0Kpl
Spotify: http://bit.ly/2hGvYUj
iTunes: http://apple.co/2wpR8sN

PALTA ESTÁ INTEGRADA POR:
Guitarra: Kali Drunday
Voz + Ukelele: Marisa Fernández Villalba
Percusión: Nico Galván
Bandoneón + Acordeón: Ale Cabrera
Bajo: Diego Pozzi
Arpa: Marina Domínguez

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario