Terrorista es el Estado: la Marcha de la Gorra se vuelve nacional

por Giuliana Sordo

En el medio de los operativos de seguridad por el G20, con un gobierno nacional que refuerza los armamentos para la represión, el vaciamiento a la salud y la educación, y una política económica y social basada en la desigualdad, se desarrolla una nueva edición de la Marcha de la Gorra que, está vez, se replica en todo el país para señalar que el Estado tiene las manos llenas de sangre. Frente a las balas, el gatillo fácil y la represión, la resistencia es y será en las calles. (Foto: Fran Rodriguez)



“Que sepan que estamos acá, más plantades que nunca, que estamos avivando las brasas de las luchas, que recordamos nuestra historia y la llevamos en la sangre, recordamos a les pibes fusilades por el aparato represor, y nos recordamos a nosotres, que jamás nos olvidaremos, porque lo que empezó como una vuelta a la plaza San Martín de pibes de barrio, es hoy un movimiento nacional”, señala el comunicado de la organización de la movilización antirrepresiva que nació hace doce en años en Córdoba y hoy se trata de un movimiento nacional contra un Estado asesino.

La jornada antirrepresiva más grande del país nació en la ciudad de Córdoba para denunciar el Código de Faltas y Convivencia que permitía las detenciones arbitrarias de jóvenes, en una de las ciudades dónde las víctimas de gatillo fácil se acumulan con velocidad año a año por un Estado que es responsable por acción y omisión de todos sus poderes. Se volvió rápidamente masiva y, ahora, nacional porque lo que se denuncia no se trata de hechos aislados sino de políticas estatales represivas que se mantienen en democracia y se sienten en los barrios vulnerables de todo el país. 


Foto: Fran Rodriguez


“Terrorista es el Estado, no quien tenés al lado”, es la consigna de este año porque este Estado mató en dictadura y mata en democracia, sin rupturas ni modificaciones en su aparato represivo. 5462 es el número de personas asesinadas por las balas y torturas estatales desde 1983 hasta diciembre de 2017, según el último informe de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI). Sin embargo, se sigue legitimando los discursos que justifican los disparos detrás de cada muerte.

Este Gobierno nacional, el de la Alianza Cambiemos batió todos los récords de la matanza, cargando con una persona asesinada cada 23 horas. En democracia mató más que cualquier otro gobierno, y además de aumentar el accionar represivo, ese ejercicio se ve avalado institucionalmente y con discursos oficiales. La doctrina Chocobar, que legitima los fusilamientos por la espalda. Los operativos para sitiar la ciudad frente a cada votación regresiva para el pueblo, que intenta eliminar y perseguir la protesta social. Las mentiras desplegadas frente a las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, que justifican el accionar ilegal de las fuerzas estatales.

“Sostenemos que frente a esta mierda, encontrarnos es la salida; nuestro lugar de resistencia y lucha es la calle”, finaliza el documento de la Mesa Organizadora Marcha de la Gorra Córdoba. Por eso, hoy, las calles en toda Argentina vuelven a ser de los y las jóvenes para gritarle a un Estado y a un Gobierno que los está matando, que frente a su discurso violento hay gente que lucha y resiste, y que frente a su odio también hay alegría.



*Fotos tomadas en la Cuarta Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil en CABA el 28 de agosto de 2018


También te puede interesar:
Marcha de la Gorra: resistir frente a un Estado que mata
Perpetua contra el gatillo fácil: una victoria contra una impunidad histórica
Los cuerpos que escupe el Estado
El gobierno de Mauricio Macri mata cada 23 horas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR