Movilización contra el FMI y la incógnita del paro general

por Lucía De Dominicis

El sindicalismo opositor planteó la necesidad de llamar a un paro general antes del comienzo del Mundial de fútbol para impedir la aprobación de la reforma laboral en medio de un clima de euforia deportiva. Otros sectores de la CGT buscan, en cambio, sentarse a negociar con el gobierno. Como lo demostró la masiva movilización contra el avance del Fondo Monetario Internacional durante el feriado del 25 de Mayo, la lucha contra el ajuste se hace en las calles, aunque no se vea reflejada en las tapas de los diarios.



“Antes del Mundial debería haber un gran paro nacional”, afirmó Pablo Moyano, adjunto del gremio de Camioneros, en horas previas a la movilización del 25 de Mayo contra el avance del Fondo Monetario Internacional en el país. Las contradicciones al interior de la CGT se tensaron al conocerse la propuesta lanzada por el sector opositor al gobierno nacional, la misma semana que el grupo más conciliador anunció que convocará reuniones con los distintos espacios sociales para evitar llegar a una medida de fuerza.

Las contradicciones al interior de la CGT se tensaron al conocerse la propuesta lanzada por el sector más opositor al gobierno nacional, la misma semana que el grupo más conciliador anunció que convocará reuniones con los distintos espacios sociales para evitar llegar a una medida de fuerza

El Consejo Directivo de la CGT planea reunirse el próximo miércoles 30 para discutir el escenario social en el contexto de la crisis económica, marcada por la inflación, el aumento de tarifas y la aprobación de la reforma laboral. Resulta llamativa la negativa por convocar a un paro general teniendo en cuenta que durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner la misma organización sindical llamó a cinco paros generales en reclamo por la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias que, a pesar de las promesas de campaña, no ha sufrido alteraciones durante el gobierno de Mauricio Macri.



Según declaraciones de Pablo Moyano, la principal razón para convocar al paro es rechazar la inminente aprobación de la reforma laboral en el Congreso, cuya mayor crítica es la baja en el cálculo de indemnizaciones por despidos sin causa. Según el sindicalista “la baja de las indemnizaciones va a traer una ola de despidos”, por lo que las centrales obreras no pueden mantenerse indiferentes. Los sectores opositores también alertan que la reforma vaya a aprobarse durante el Mundial de fútbol, donde la atención del público esté puesta en el desarrollo de los partidos.

Según declaraciones de Pablo Moyano, la principal razón para convocar al paro es rechazar la inminente aprobación de la reforma laboral en el Congreso, cuya principal crítica es la baja en el cálculo de indemnizaciones por despidos sin causa.

El llamado a un paro general se da en una semana de importantes movimientos de protesta en las calles, tras la movilización del día 25 de Mayo contra el avance del FMI y la Marcha Federal Educativa donde los docentes continuaron exigiendo la apertura de una paritaria nacional y la inversión en educación pública. Aunque el impacto mediático de estas movilizaciones es limitado, tomar las calles parece ser la única forma de expresar el descontento de amplios sectores sociales por el rumbo económico del gobierno de Mauricio Macri.



También te puede interesar:

Legislar el ajuste: la reforma laboral en el Congreso
¿En qué se diferencia la Argentina del 2001 de la del 2018?
Vuelta al FMI: el financiamiento se paga con ajuste

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 Comentario

Congelamiento en el Estado: sin ingresos hasta 2020 4 junio, 2018 - 08:32

[…] Movilización contra el FMI y la incógnita del paro general […]

Responder

Dejá tu comentario