Reseñas caprichosas – “Alucinada” de Daniela Pasik: somos como ese desastre químico

por colaboradores

Alucinada (Modesto Rimba, 2017), de Daniela Pasik, es un libro de poemas que tienen como eje, en gran parte, a la química: eso que siempre está detrás de la vida y de la condición humana, pero que se deja de lado casi todas las veces que se reflexiona sobre el tema. Los seres humanos siempre podemos ser un desastre químico a punto de ocurrir: Pasik retoma esa idea con ingenio e ironía en un libro muy original.

*Por Tamara Grosso


Sobre la autora

Daniela Pasik nació en Buenos Aires. Trabaja como periodista y coordina talleres de narrativa. Publicó la micronovela Historia de una chica que se enamoró de un pez (Funesiana, 2009), el libro de crónicas Hacerse (Grijalbo, 2010), el de poesía átomos (Ediciones Tiramisú, 2010), la nouvelle Inicio (EDUVIM, 2011) y el libro de crónicas Porno nuestro. Historias de Sexo y cine, en coautoría con Alejandra Cukar (Marea, 2014). Su último libro es el poemario Alucinada (Modesto Rimba, 2017).


Somos como ese desastre químico

Los seres humanos somos entes constantemente expuestos al peligro de estallar en un desastre químico. Esa podría ser una de las premisas de Alucinada, el último libro de Daniela Pasik. Combinando poemas ya publicados, reversiones de otros textos y poemas nuevos, el poemario propone imaginar distintas posibilidades del mundo, o en otras palabras: “entrar de verdad en la ciencia ficción, / pensar planetas con otras situaciones / en galaxias nobles como nuestra adolescencia”.

La primera parte del libro, átomos, se dedica a explorar el potencial poético que la química tiene en sí misma: “Ante esta catástrofe se me ocurre que somos/ como ese desastre químico que pasó cuando / el cianuro de hidrógeno y el isocianato de metilo / escaparon hacia el cielo de Bhopal y la imagen / hermosa de colores sobre la ciudad / mató a sus habitantes”, es uno de los ejemplos.  Y a su vez, es un juego con distintos personajes de la historia a los que se les habla en una cómplice segunda persona: “Cuando Kafka recibía cartas las dejaba sin abrir / solo las leía cuando quería”, dice, y más tarde replica:  “No es fácil dejar tu mail sin abrir, querido Frank”.


daniela pasik


Desalojo y Atlas, la segunda y tercera parte del libro, abandonan la idea explícita de la química, pero conservan de esa primera parte algo en el lenguaje, que va y viene entre lo cotidiano y lo trascendental con un juego irónico y muchas veces cómico. Así, algunas partes sorprenden al lector y lo vuelven a sorprender cuando parecía que ya se había dicho lo central en ese poema: “Tengo un traje de conejo / me meto adentro y de verdad / no entiendo por qué no puedo / sacarlo a la calle los días de frío / si abriga la panza, el cuello / y realmente queda bonito. // Si yo fuera una de esas chicas que ríen / se sienten lindas, no piensan la posibilidad / de un error en la marcha de las cosas / tal vez podría bailar como un conejo / suavecito”. 

Otro punto para resaltar sobre el libro, además de la originalidad, es el modo en el que surgieron algunos de los poemas, que se explica en un apéndice final: muchos de ellos son nuevas versiones de ensayos publicados en el blog de la autora, y otros fueron recopilados de lo que escribió y publicó a lo largo de varios años. Sin embargo, juntos guardan una lógica y un estilo que hace pensar que fue muy acertado publicarlos todos juntos. Alucinada es un libro que puede disfrutarse mucho, y con fragmentos que quedan en la memoria y dan ganas de una segunda lectura.


Leé otras “Reseñas Caprichosas”, acá


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR