Entrevista a José Narosky: “Una fuerza interior me empezó a dictar aforismos”

por Gustavo Yuste

José Narosky nació en 1930 en Darregueira, publo en el límite entre La Pampa y Buenos Aires. Lleva escritos alrededor de 3000 aforismos reunidos en 12 libros, convirtiéndolo en uno de los mayores exponentes a nivel mundial de ese género. “Las satisfacciones y la difusión que han tenido mis libros, quizás me han quitado el deseo de escribir en otros géneros”, afirma Narosky. Sus inicios y el lugar de los aforismos dentro de la literatura nacional en esta entrevista. Foto: Christian Welcomme (Perfil)


— ¿Desde cuándo surgió su interés por los aforismos?
— 
Desde los 7 años en Darregueira, el pueblito en el límite entre La Pampa y Buenos Aires en el que nací, las frases cortas que encontraba en diarios o revistas y que naturalmente no las entendía. Pero sentía una atracción inexplicable por ellas. Cuarenta años después, mi interés persistía, y una circunstancia de vida, como si una fuerza superior me impulsara, me comenzó a “dictar” aforismos, que simplemente transcribía sobre un papel. Aclaro que no tengo la menosr dósis de misticismo, pero sí desde muy joven, impulsado por mi madre, leía a los grandes escritores orientales, que sin duda, jugaron un rol en los aforismos que escribo.

— ¿Cómo se dió el traspaso de su vida como escribano a la de escritor?
— Después de haber cursado en la Facultad de Derecho, ya recibido y ejerciendo la profesión, comprendí que no era mi verdadera vocación. Con el riesgo de verme materialmente perjudicado, en un sentido económico hablando, una necesidad interior me impulsó a escribir aforismos, sin esperar la difusión que tuvieron posteriormente.

Con el riesgo de verme materialmente perjudicado, en un sentido económico hablando, una necesidad interior me impulsó a escribir aforismos, sin esperar la difusión que tuvieron posteriormente.

— ¿Nunca consideró escribir otros géneros literarios, poemas o cuentos por ejemplo?
— Las satisfacciones y la difusión que han tenido mis libros, quizás me han quitado el deseo de escribir en otros géneros.Por otra parte, quizá no tenga la capacidad para llevarlo a cabo. De todas formas De los doce libros que llevo escritos, en los últimos tres, escribí precisamente, relatos narraciones y poesías, afortunadamente, con la misma repercusión de los primeros libros.

— ¿Piensa que en Argentina los aforismos están poco valorados como género?
— Algunos, que consideran a mis reflexiones como “ensayitos”, pueden estar en la verdad. Pero considero, por ejemplo, que para definir la soledad, no hacen falta cientos de palabras. Creo que este aforismo, que escribí en mi primer libro, también la refleja:

“De la soledad no se huye. Porque se lleva…”

Deseo aclarar mi apreciación: el tiempo es un jurado infalible que determinará la verdad de este aserto. Porque acepto que los aforismos que escribo, son sólo mi verdad y pueden no ser, La Verdad.

— A pesar de haber recibido varias distinciones, como el Premio José Hernández, ¿se considera un escritor no reconocido como tal?
— 
Realmente, el reconocimiento que me interesa es la valoración individual. Cada ser humano que se me acerca y me demuestra su hermandad espiritual, es para mí el más importante de los premios; y ese reconocimiento me alcanza. Como lo es también este interés de ustedes, los periodistas y los nuevos medios, por mi obra.

— Por último, a sus 84 años,¿cuáles son sus próximos proyectos?
— Considero que haber escrito doce libros, con casi tres mil aforismos, me hacen pensar en la posibilidad de ser reiterativo, circunstancia en la que no desearía incurrir. Además, creo que este aforismo reemplaza los que pudiera escribir en el futuro, porque expresa o resume mi pensamiento interior:

           “Hay quien arroja un vidrio roto sobre la playa. Pero hay quien se agacha a recogerlo”

Más información: http://www.josenarosky.com/

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR