TyC Sports, Putin y la homofobia futbolera

por Lucía De Dominicis

La señal TyC Sports presentó su spot publicitario para el mundial de Rusia y fue denunciado por su contenido homofóbico. A pocas horas de su publicación debió ser eliminado de la cuenta oficial del medio por el rechazo recibido. A través de lugares comunes de la cultura machista del fútbol, su discurso limita la participación en el ritual del deporte a los hombres heterosexuales y minimiza la lucha de millones de personas que viven en los 72 países que, como Rusia, criminalizan la homosexualidad y la consideran un delito.



“Señor presidente de Rusia, nos hemos enterado que su país no admite las manifestaciones de amor entre hombres” afirma la voz en off del nuevo spot publicitario presentado ayer por la señal deportiva TyC Sports. Esa premisa podría dar lugar a un discurso crítico hacia el gobierno de Vladimir Putin, actual presidente de Rusia, quien públicamente apoya la criminalización de la homosexualidad en su país. Pero no. Es simplemente la introducción para un compilado de lugares comunes que ridiculizan a los homosexuales y buscan reafirmar un espacio futbolero vedado a cualquier identidad que no sea la del macho argentino.

El spot de TyC Sports representa un compilado de lugares comunes que ridiculizan a los homosexuales y buscan reafirmar un espacio futbolero vedado a cualquier identidad que no sea la del macho argentino.

Ya desde el título (“Putin”, en referencia al presidente de Rusia y al insulto popularmente utilizado contra los homosexuales en Argentina) el anuncio recurre al doble sentido para referirse a las actitudes “de amor” que los hombres tienen entre sí en el ámbito del fútbol. Esas muestras de afecto no incluyen jamás el amor homosexual, sino que más bien se burlan de sus parecidos de forma grotesca, con términos como “agacharse”, “revolcarse” o “romperse todo”. Parecer homosexual pero no serlo parece ser la magia del ambiente futbolero.



Rusia es uno de los 72 países del mundo que criminalizan la homosexualidad: gracias a una ley promulgada por el presidente Putin en 2013 es penada cualquier difusión de “relaciones no tradicionales” y las organizaciones LGBT son consideradas criminales. La legislación contra la homosexualidad genera un recrudecimiento de la violencia social y en la discriminación sobre las minorías sexuales. Conociendo el contexto es aún menos graciosa la naturalización de la homofobia que se condensa en la frase “quizás para hombres duros como usted sean difíciles de entender algunos gestos de amor”.

Rusia es uno de los 72 países del mundo que criminalizan la homosexualidad: gracias a una ley promulgada por el presidente Putin en 2013 es penada cualquier difusión de “relaciones no tradicionales” y las organizaciones LGBT son consideradas criminales.

El lado positivo de esta aventura publicitaria es confirmar que, a pesar del arraigo de los pensamientos homofóbicos y machistas en la cultura del fútbol, existe una conciencia sobre la igualdad de derechos que impulsa la erradicación de este tipo de expresiones de odio socialmente aceptadas: el chiste fácil, la respuesta pícara y el doble sentido que en el fondo hiere la sensibilidad de las minorías. La próxima publicidad de TyC Sports deberá procurar hablarle a diferentes identidades, apuntando a un fútbol digno de las conquistas y las luchas del siglo XXI.



También te puede interesar:

Leer la diversidad: 10 libros LGBTIQ argentinos
¿Qué significa cada letra en la sigla LGBTIQ?
Carlos Jáuregui: vida y militancia por los derechos LGBTIQ

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario