Los recortes en pensiones en el centro de la escena: un viaje, mil voces

por Laura Gómez

En los últimos días, la suspensión de más de 83 mil pensiones a discapacitados con la aplicación de un decreto de 1997 generó una amplia polémica. La decisión del gobierno de Mauricio Macri marcó así el rumbo económico de miles de personas sin previo aviso. En la siguiente crónica, testimonios que marcan el repudio social a otra medida que forma parte de la política de ajuste contra los sectores más vulnerables.


Línea de colectivo: 126. Trayecto: Constitución-La Matanza. 11 AM. Esta es la historia de cómo un simple viaje en colectivo puede convertirse en una escena social de dimensiones insospechadas. Se trata de una historia breve, pequeña, mínima, dentro del vasto magma de relatos que inundan la ciudad de Buenos Aires. Pero sin dudas, a su modo, esta pequeñísima pincelada marca ciertos latidos sociales, ciertos síntomas y malestares: el pulso de una época.

A mitad del recorrido sube Santiago, un niño que permanece en silla de ruedas y está a punto de cumplir sus 13 años. Lo acompañan Héctor y Natalia, sus padres. Algunos de los pasajeros pegan un salto de sus asientos y se apresuran a cooperar en las dificultosas maniobras que se requieren para subir la silla de Santiago y conducirlo hasta el sector reservado del transporte. La ayuda permite que esto se resuelva pronto y en pocos segundos los padres ya están acomodados al lado de una señora que ha observado cada movimiento con minuciosidad y se muestra predispuesta al comentario. Un cruce de miradas furtivo habilita el intercambio y rápidamente se desata la polémica.

(Leer nota relacionada: Recortes en pensiones por discapacidad: la política del ajuste)

Los padres de Santiago vuelven del Hospital Garrahan después de un control de la medicación para su hijo. Viven en Tablada, provincia de Buenos Aires, y cuentan que cada vez es más difícil sobrellevar la situación. La señora que dio inicio a la charla coincide con ellos, pero se apura a dejar en claro que “todo esto es culpa del gobierno anterior”. Y enarbola la frase que repetirá a lo largo del viaje: “esos se robaron todo y ahora estamos pagando las consecuencias”.

Desde otro rincón del colectivo, un hombre cincuentón se suma al debate pero, en oposición a la mujer, expresa su indignación con la gestión actual de Mauricio Macri. “Pobreza cero. Esa promesa seguramente la va a cumplir, pero matando a todos los pobres”, Pobreza cero. Eso promesa seguramente la va a cumplir, pero matando a todos los pobres

Desde otro rincón del colectivo, un hombre cincuentón se suma al debate pero, en oposición a la mujer, expresa su indignación con la gestión actual de Mauricio Macri. “Pobreza cero. Esa promesa seguramente la va a cumplir, pero matando a todos los pobres”, arremete. Este pasajero explica que tiene certificado de discapacidad y, pese a no cobrar una pensión, admite que el recorte es inadmisible.


0011483544

Foto: Minuto Uno


Algunos minutos después, una veinteañera interviene desde su asiento, y adhiere a la visión crítica que propone el cincuentón con argumentos que interpelan al pasaje y que nadie parece dispuesto a rebatir: “Este gobierno prácticamente duplicó la deuda de la dictadura, ¿estamos al tanto de eso? Nuestra vicepresidenta tiene una causa con una fundación que nunca existió, ¿alguien se preguntó por eso?”

“El problema es que el pueblo argentino no tiene memoria”. En este punto, el cincuentón la interrumpe y acota: “Ahí te corrijo: una parte del pueblo tiene mucha memoria y conciencia, porque estos tipos ganaron por 600.000 votos y gracias a los medios de comunicación”. La señora que, orgullosa, se proclama antikirchnerista, repite su frase de cabecera algunas veces más y se refugia en la mirada cómplice de otra mujer que intenta respaldarla tímidamente con algunos comentarios.

Este gobierno prácticamente duplicó la deuda de la dictadura, ¿estamos al tanto de eso? Nuestra vicepresidenta tiene una causa con una fundación que nunca existió, ¿alguien se preguntó por eso?

Todas las ventanas están herméticamente cerradas. Afuera hace frío; adentro la temperatura sube cada vez más al calor de la polémica. Pero curiosamente -y aún sin que ellos puedan notarlo en medio de la riña- hay algo que une a todos los participantes de esta contienda espontánea, hay aquí un sustrato común: el recorte a las pensiones para las personas con discapacidad ejecutado por la gestión de Mauricio Macri resulta inadmisible. Y aunque la charla viró luego hacia el tema de la central hidroeléctrica de Yacyretá, estos recortes fueron el verdadero disparador de todas las disquisiciones.


dia-internacional-de-la-dis

Foto: Ezequiel Pontoriero para DyN


Héctor y Natalia, dos de los pasajeros, ccedieron a dar su testimonio para La Primera Piedra:

— ¿Qué piensan de esta medida y de la marcha convocada para hoy?

Héctor: La marcha era inevitable. Se tiene que meter presión desde algún lado para que esto vaya para atrás. La medida es un desastre.

— ¿Ustedes cobran alguna pensión?

H: No. Nosotros no cobramos la pensión. Hicimos el trámite una vez pero nos lo rechazaron por vivir en la casa de mi suegra y contar con tres ingresos… gracias a Dios, porque no contaría con la obra social que tengo hoy y que me cubre muchas cosas. Pero tranquilamente podría estar cobrando la pensión, y en este momento seríamos perjudicados. Esto es un bochorno. No se puede hacer una cosa así, porque hay gente que vive pura y exclusivamente de la pensión.

La marcha era inevitable. Se tiene que meter presión desde algún lado para que esto vaya para atrás. La medida es un desastre.

— ¿Qué creen que piensa la gente al respecto? ¿Consideran que hay apoyo popular?

H: Bueno, esto que pasó acá recién en el colectivo es una muestra. Yo creo que hay unos pocos que siguen mirando para atrás y hablando de lo que se robó el gobierno anterior, pero hay muchos que están fijándose en lo que el Presidente está haciendo hoy, que es un desastre. Y por eso se desata este conflicto.


0011483478

Foto: Minuto Uno


— ¿Y qué pasa con los chicos como Santiago, que son los verdaderos sujetos de derecho? Porque a veces da la sensación de que ellos quedan un poco al margen de la discusión, ¿no?

H: Es un derecho, no se lo pueden negar. Es para todos los que se encuentran con su capacidad motriz o mental reducida. Yo por suerte hoy puedo tener un trabajo y una obra social, pero no todos cuentan con eso. Y se hace difícil por todos los gastos y el tiempo que implica una situación como la nuestra.

— ¿Cómo ves el panorama con respecto a la etapa anterior?

H: Peor. Antes estábamos mejor; la plata alcanzaba, podíamos pensar en un ahorro o en hacer una compra importante. Hoy no. Ahora solamente pensamos en comer y en ver cómo distribuir mejor el dinero para llegar a fin de mes.

En lo que va del año 2017 fueron suspendidas o eliminadas 83.133: 71.706 a discapacitados y 11.427 a madres con más de 7 hijos. La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, expresó su enojo por la utilización de este tema con fines políticos, pero los números son un hecho. Las familias de los implicados, por su parte, también manifestaron su disgusto para con las políticas de ajuste a las minorías. Es por eso que se convocó una marcha en repudio a la medida.



 También te puede interesar:

Recortes en pensiones por discapacidad: la política del ajuste

Deuda externa y fuga de capitales, preocupantes ingredientes de la economía macrista

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR