Belén en libertad: Crónica de una lucha que aún no termina

por Lucía De Dominicis

Luego de que se conociera su sentencia a 8 años de prisión por homicidio, la Corte Suprema de Tucumán determinó que Belén no debía continuar detenida en prisión preventiva. La joven tucumana estaba detenida desde hacía dos años luego de haber sufrido un aborto espontáneo en el hospital y ser acusada de “asesinar a su bebé”. Ahora la Justicia debe revisar la sentencia y tomar una decisión definitiva.


Belén se ha convertido en un símbolo. Detrás de ese nombre se protege la identidad de una joven tucumana de 27 años que en la madrugada del 21 de marzo de 2014 llegó al Hospital de Clínicas Avellaneda con fuertes dolores abdominales. Allí la derivaron al área de Ginecología y, al advertir el sangrado que presentaba, le informaron que había sufrido un aborto, a pesar de que ella afirmaba que no sabía que estaba embarazada.

Esa misma noche, un feto fue encontrado en el baño del hospital y sin hacer ninguna prueba de ADN, Belén fue acusada de asesinar a su bebé. Los médicos que la atendían llamaron a la policía, violando el derecho a la privacidad y la confidencialidad de la información obtenida en el ejercicio de su profesión. Sin oportunidad de defenderse, Belén fue llevada del hospital a la comisaría y encarcelada en prisión preventiva a la espera de su condena.

Los médicos que la atendían llamaron a la policía, violando el derecho a la privacidad y la confidencialidad de la información obtenida en el ejercicio de su profesión. Sin oportunidad de defenderse, Belén fue llevada del hospital a la comisaría y encarcelada en prisión preventiva a la espera de su condena.


libertadbelen-tuc_nn_04



Luego de dos años en la cárcel, el 19 de abril de este año, la Cámara Penal de Tucumán condenó a Belén a 8 años de prisión por “homicidio doblemente agravado por el vínculo y la alevosía”. El polémico fallo fue condenado por organismos de derechos humanos como el CELS y Amnistía Internacional, al igual que por personalidades y agrupaciones defensoras de los derechos de las mujeres. La necesidad de plantear el debate sobre la despenalización del aborto y las críticas a la violencia obstétrica se hicieron escuchar en calles y plazas de todo el país.

El polémico fallo fue condenado por organismos de derechos humanos como el CELS y Amnistía Internacional, al igual que por personalidades y agrupaciones defensoras de los derechos de las mujeres. La necesidad de plantear el debate sobre la despenalización del aborto y las críticas a la violencia obstétrica se hicieron escuchar en calles y plazas de todo el país.

Finalmente, la Corte Suprema de Tucumán dictó la anulación de la prisión preventiva de Belén la semana pasada. Gracias a este fallo, la joven pudo volver a su casa después de dos años de haber sido aislada de la sociedad por un crimen que ella afirma no haber cometido. La Corte Suprema declaró que no existe riesgo de fuga ni de entorpecimiento de la causa que justifiquen que Belén no esté en libertad.

La Corte Suprema de Tucumán dictó la anulación de la prisión preventiva de Belén la semana pasada. Gracias a este fallo, la joven pudo volver a su casa después de dos años de haber sido aislada de la sociedad por un crimen que ella afirma no haber cometido.


libertad-para-belen


Más allá de la enorme conquista que este fallo representa, no da por terminada la lucha. La Justicia ahora revisará la sentencia para determinar si Belén debe o no cumplir con los 8 años de prisión a los que fue condenada. Esto significa que Belén puede volver a la cárcel este año. Quizás la influencia mediática sobre el caso y la mirada de los organismos de derechos humanos sean favorables para Belén, sentando jurisprudencia sobre un caso que ya se ha convertido en un emblema.

Miles de mujeres se someten cada año a abortos clandestinos en nuestro país. Al no estar regulado por la ley, es imposible calcular la cantidad de casos y sus resultados. Cuando una situación de clara injusticia se vuelve pública, nos recuerda también por qué la mayoría de los casos se mantienen en las sombras. Frente a la imposibilidad de denunciar irregularidades o situaciones de violencia por miedo a las represalias de las instituciones médica y policial, las mujeres siguen eligiendo callar.


Notas relacionadas

Si Francisco fuera Francisca, el aborto sería ley
Entrevista a Francisco Saraceno y Violeta Osorio: Lo que está en juego es la capacidad de las mujeres para decidir de forma autónoma
Despenalización del aborto: el caso Belén y un debate impostergable

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario