Entrevista a Margarita Stolbizer: “Es un enorme error pensar que todos los políticos roban”

por Carolina García

Como es sabido desde el comienzo de las actuales campañas electorales, el debate presidencial en los grandes medios de comunicación ha sido en torno a los candidatos alineados con los intereses particulares de cada corporación, dejando atrás y con menos posibilidades de ser oídos al resto de los políticos que se postulan este año para ser el próximo Presidente de la Nación Argentina. Desde La Primera Piedra damos lugar a la pluralidad de voces, y en este caso entrevistamos a Margarita Stolbizer, actualmente diputada por la Provincia de Buenos Aires,  máxima referente y líder del GEN,  uno de los partidos que forman parte del Frente Amplio Progresista,. En este 2015 se presenta como candidata a presidente por el Frente Progresistas.


– ¿Qué piensa sobre la gestión de gobierno actual? ¿Qué cambiaría y qué reforzaría? 

Tengo una mala opinión general del gobierno nacional por el desperdicio de las buenas condiciones económicas y políticas que han tenido durante todos estos años. No han hecho ninguna transformación estructural que le mejore la vida a la gente, han creado conflictos innecesarios, injustificados que produjeron consecuencias sociales perjudiciales para los sectores más desaventajados. Y han producido un quiebre institucional y moral muy severo con la corrupción y el enriquecimiento de los funcionarios. Algunas áreas de gestión produjeron avances, como Ciencia y Tecnología, y esas cosas hay que reforzarlas.

-¿Qué pasó con UNEN? ¿Qué fue lo que los unió y por qué terminó diluyéndose? 

Nos unieron historias y visiones comunes, la integridad de los integrantes. Pero también muchos de ellos no creyeron en este proyecto ni en su nacimiento y se volcaron en favor de una amplitud que implicaba un nuevo y diferente acuerdo en desmedro del anterior. El proyecto sigue vigente por sus ideas y nosotros levantamos ese ideal progresista socialdemócrata del que otros desertaron.

Tengo una mala opinión general del gobierno nacional por el desperdicio de las buenas condiciones económicas y políticas que han tenido durante todos estos años. No han hecho ninguna transformación estructural que le mejore la vida a la gente, han creado conflictos innecesarios, injustificados que produjeron consecuencias sociales perjudiciales para los sectores más desaventajados

-¿Cuál va a ser su prioridad si es elegida como Presidente? 

Atender como prioridad el problema de la pobreza desde una integralidad de respuesta por ser un problema también complejo e integral. No es solo carencia de recursos que se resuelve con transferencias dinerarias. Hace falta atender temas de infraestructura básica (vivienda, cloacas, agua) como el tema de la calidad de la educación para atender las bajas condiciones de conocimientos que tienen los jóvenes y que los incapacitan para acceder a un empleo formal.

-La inflación y la inseguridad son temas recurrentes cuando se habla de los problemas actuales del país, ¿cómo se pueden frenar desde su visión? 

Nuestros pilares son igualdad y decencia. Frente a la inflación, es atender el problema que afecta sobre todo a los más pobres. Es decente reconocerlo y dejar de mentir. Hay que reconstruir el instituto y las estadísticas para caminar hacia una concertación con empresarios y trabajadores. Y tener un plan económico y de desarrollo productivo. Por otra parte, para combatir la delincuencia hace falta un plan muy integral que contemple aspectos prevencionales, como cambios en las estructuras que deben combatir del delito, policía y justicia. También cambios en el sistema penitenciario para evitar la reincidencia. Pero nada se puede resolver si no se erradica la complicidad que deriva de la corrupción y el narcotráfico. Ahí radica hoy el principal problema que es la violencia. Y para eso hace falta voluntad política y capacidades a pleno.

-¿Qué piensa de la corrupción?  ¿Cree que es posible erradicarla de los estratos políticos? 

Ese mal no está en todos los estratos políticos. Es un enorme error pensar que todos roban. Robar está mal y los que lo hacen deben ir presos. Es la sociedad la que debe tener más exigencias, controlar y expulsar a los corruptos del sistema político, simplemente no eligiéndolos. Debe haber una justicia independiente que investigue. Y debe haber más transparencia, menos secretismo, y acceso a la información pública.

Es la sociedad la que debe tener más exigencias, controlar y expulsar a los corruptos del sistema político, simplemente no eligiéndolos. Debe haber una justicia independiente que investigue. Y debe haber más transparencia, menos secretismo, y acceso a la información pública.

-¿Cree que Argentina puede ser una potencia mundial en materia económica? ¿Cómo la piensa integrada en el mundo? 

Hoy aparecemos aislados del mundo por las malas decisiones de política interna. Nuestra aspiración no debe ser potencia del mundo. Eso no está cerca de nuestras posibilidades. Pero si hay que aprovechar las enormes potencialidades que tenemos para poner en marcha un modelo de desarrollo y para eso es necesario re-vincular Argentina con el mundo, defender lo que producimos pero dejar de vender materias primas para tener un plan de sustitución de importaciones y de incorporación de valor.

-¿Cómo evalúa los sistemas de salud y educación en la actualidad? 

El sistema de salud está fragmentado, no resuelve los problemas de atención primaria y está afectado por la baja calidad de vida en los sectores más pobres. Hay una educación para sectores pudientes y otra para quienes poco tienen. Es necesario ir a un sistema de salud universal donde todos puedan tener acceso a prestaciones de calidad. Y el concepto de salud debe estar vinculado con calidad de vida, acceso a servicios de infraestructura, cuidado del ambiente, entre otros. Con respecto al problema de la educación, éste está vinculado con la baja calidad. Por eso Argentina ha perdido lugares en el contexto regional con relación a otros países por el fracaso de nuestros estudiantes en las pruebas. La educación hoy no prepara para los requerimientos de nuestro tiempo. Hay que mejorar la formación de los docentes que no deben ser simples transmisores de conocimientos que no generan y sacar a los estudiantes de la pasividad y del estudio enciclopédico y dogmático para dotarlos de habilidades a través de su participación en proyectos. Especialmente los cambios deben darse en la escuela secundaria.

Lousteau le ganó a las encuestas y a quienes le pedían que se baje. Demostró que hay un nuevo liderazgo y una alternativa progresista en la ciudad. Y el PRO ha quedado debilitado porque la mitad de los porteños no acompañó su proyecto de continuidad.

-¿Qué reflexión hace de las elecciones que sucedieron este año? ¿Qué piensa del triunfo del PRO en la Capital y del lugar en el que quedó el ECO sacando más del 48% de los votos en el Balotaje? 

Lousteau le ganó a las encuestas y a quienes le pedían que se baje. Demostró que hay un nuevo liderazgo y una alternativa progresista en la ciudad. Y el PRO ha quedado debilitado porque la mitad de los porteños no acompañó su proyecto de continuidad. Lo importante es que el resultado sea procesado por todos para ofrecer una mejor gestión y una mejor oposición.

-Para terminar, ¿qué le diría al votante antes de entrar al cuarto oscuro?.

Estamos frente a un gran momento. Quienes gobiernan terminan su mandato y es una oportunidad para elegir positivamente qué país queremos para los próximos años, con qué valores e ideas, pensando en qué sociedad queremos para los próximos 30 años. Y para eso no hay que votar negativamente, en contra de nadie. Sino a favor de ideas, convicciones, valores. No hay que votar con la calculadora, sino con la cabeza y el corazón. Nosotros proponemos dos grandes pilares para llevar adelante un nuevo proyecto para la Argentina: Igualdad y Decencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR