Postales de un verano macrista

por Lucía De Dominicis

El debate por la reforma previsional y la feroz represión policial de finales del mes de diciembre fueron el comienzo de la temporada de verano macrista, caracterizado por la preocupación por los despidos y los aumentos a los servicios públicos. Tras haber sufrido un nuevo paro y movilizaciones de cara al cierre de las negociaciones paritarias, el presidente Mauricio Macri afirmó en el discurso de apertura del Congreso que “lo peor ya pasó”.



El lunes que da inicio al ciclo lectivo es un lunes más, pero se siente como el final del verano, o el verdadero comienzo del año. Un buen momento para mirar atrás a los meses que pasaron desde las promesas de año nuevo o, mejor aún, desde las promesas de campaña que tan lejos se ven desde la resaca de este verano macrista. Represión, despidos, aumentos de tarifas e incertidumbre alrededor de las negociaciones salariales parecen ser los hits del verano que invitan a reflexionar el rumbo político del 2018.

Un buen momento para mirar atrás a los meses que pasaron desde las promesas de año nuevo o, mejor aún, desde las promesas de campaña que tan lejos se ven desde la resaca de este verano macrista.

El verano llegó a la ciudad de Buenos Aires al ritmo de los cacerolazos que se multiplicaron en las calles durante varias noches seguidas tras la aprobación de la reforma previsional en el Congreso de la Nación. El proyecto que modificó la forma en la que son calculadas las jubilaciones y los planes sociales fue aprobada en una sesión maratónica de 12 horas, mientras en la plaza frente al Congreso se concentraban masivas movilizaciones, que fueron ferozmente reprimidas por parte de las fuerzas de seguridad.


Foto: Diario Perfil


Frente al descontento social que generó el ajuste sobre los sectores más vulnerables tras haber otorgado beneficios impositivos al campo y a las mineras, el gobierno intentó acallar las críticas a través de un bono que diluyera la diferencia en los ingresos en el primer trimestre del año. El año 2018 comenzó con una caída en la imagen pública del presidente Mauricio Macri, quien estuvo cerca de aprobar por decreto de necesidad y urgencia la polémica reforma. La reforma laboral, otra ley que genera grandes cuestionamientos en la oposición, no pudo ser debatida antes del receso legislativo y quedará pendiente para este año.

Frente al descontento social que generó el ajuste sobre los sectores más vulnerables tras haber otorgado beneficios impositivos al campo y a las mineras, el gobierno intentó acallar las críticas a través de un bono que diluyera la diferencia en los ingresos en el primer trimestre del año.

Durante el primer mes del año los despidos tanto en el sector público como en el privado se convirtieron en un problema para el gobierno, en el medio de la polémica generada por la cantidad de días de vacaciones que se tomó el presidente de la Nación. Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), solo durante el mes de enero se registraron 6.639 despidos en todo el país, casi el doble que lo ocurrido en el mismo mes del año anterior. Entre estos se contabilizan los despidos ocurridos en el Hospital Posadas (que la semana pasada sumaron 30 trabajadores despedidos a los 122 que habían sido desvinculados en enero), en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y en ANSES.



Los trabajadores despedidos del Estado se sumaron al paro del 21 de febrero pasado para reclamar por la vulnerabilidad del empleo público. Frente a la inestabilidad del empleo, los aumentos de tarifas que se vivieron desde finales del año pasado se viven con mayor incertidumbre. Las tarifas de electricidad aumentaron en un 34% y de gas alcanzan el 57% de aumento, mientras que la inflación que se calcula para el año 2018 (y sobre la que se negocian los salarios) es del 15%. El transporte público sufrió su primer aumento general en febrero de este año, que cuando complete la tercera etapa en junio alcanzará un 66,7% de aumento.

Marzo llegó con una insatisfactoria propuesta paritaria para los docentes, que m  arca el futuro de las negociaciones del resto de los gremios. Mauricio Macri en su discurso de apertura de las sesiones legislativas afirmó que “lo peor ya pasó, ahora empezamos a crecer”. Resta ver si los trabajadores también son parte de esta invitación al crecimiento.



También te puede interesar:

La educación según Vidal: cierre de escuelas y conflicto en las paritarias
Despidos en el Hospital Posadas: salud pública en emergencia
Cambiemos trabajo por desempleo: 6.639 despidos en enero

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 Comentarios

jajaj 6 marzo, 2018 - 21:21

“Cuando no puedan pagar las jubilaciones me voy a cagar de risa”, dijo la que tejedi, pero Macri gato ajusta a los jubilados.

Responder
Marcos Peña en el Congreso: inflación, corrupción y una grieta que no cierra 15 marzo, 2018 - 13:29

[…] Postales de un verano macrista […]

Responder

Dejá tu comentario