Bono para jubilados: el ajuste maquillado a los que menos tienen

por Redacción La Primera Piedra

Después de la bochornosa sesión del pasado jueves para discutir la reforma previsional y la brutal represión por parte de las fuerzas de seguridad comandadas por Patricia Bullrich, el gobierno propone un bono para jubilados con la intención de “compensar” la pérdida sufrida por este sector. A continuación, te contamos por qué esta medida no es más que un nuevo maquillaje al ajuste a los que menos tienen. 



El gobierno de Mauricio Macri parece decidido a no dar el brazo a torcer y ajustar a los que menos tienen. En ese sentido, sigue con la idea de aprobar la reforma previsional a pesar del rechazo de gran parte de la población. En esa dirección, no solo el kirchnerismo se opone a la medida, tal como quieren hacer creer desde Cambiemos: el frente 1País, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, sectores del peronismo-no kirchnerista y los principales gremios del país se manifestaron en contra.

Ahora bien, la idea de Cambiemos es aprobar la medida con la ayuda de un bono para jubilados, que apenas representará para el gobierno unos $4000 millones, de los $100.000 millones que se “ahorrarán” a lo largo de 2018 en el pago a jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones familiares y AUH.

De hecho, tal como destaca Infonews, se calcula que cada jubilado perderá en promedio, solo en 2018, $6700, mientras que el bono será de $750 en los casos que más cobrarán (habrá $400 para los perceptores de AUH y $375 para quienes se jubilaron por moratorias). En total, ese bono para jubilados, que tiene el carácter de compensatorio, representa la irriosoria suma de alrededor de $60 por mes.  Cabe destacar que esa suma ni siquiera entraría en el cálculo para los futuros aumentos.

En total, ese bono para jubilados, que tiene el carácter de compensatorio, representa la irriosoria suma de alrededor de $60 por mes.  Cabe destacar que esa suma nisiquiera entraría en el cálculo para los futuros aumentos.

Sin embargo, la medida, que suena irrisoria, parece haber “conformado” a un sector de la oposición. En esa dirección, los integrantes del Bloque Justicialista se manifestaron a través del presidente de la bancada de la Cámara de Diputados el salteño Pablo Kosiner: “Después de una larga jornada de trabajo hemos llegado a un acuerdo para que los jubilados no salgan perdiendo, creando un beneficio adicional de compensación”.

Por último, cabe destacar que, según advirtieron diversos abogados y especialistas en temas constitucionales, la reforma previsional que se votará es inconstitucional ya que propone medidas retroactivas.  Eso significa, nada más y nada menos que, en caso de aprobarse, se desatará una nueva ola de juicios contra el Estado. Eso que a priori podría ser positivo, desde Cambiemos confían en que eso ayudaría a demorar todo una buena cantidad de años, mientras se apropia de los fondos que deberían destinarse al pago de haberes previsionales para, entre otros destinos, pagar interés de la deuda asumida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario