La vuelta del fútbol codificado: promesas, contradicciones y populismo

por Lucía De Dominicis

Tras la victoria de Cambiemos en las elecciones legislativas del domingo pasado, este fin de semana se oficializó el comienzo del fútbol codificado, que había sido anunciado hace algunos meses por el presidente Mauricio Macri. A pesar de que durante la campaña electoral se había prometido la continuidad del modelo del “Fútbol para Todos”, la decisión de comenzar a cobrar la transmisión de los partidos fue tomada con naturalidad y resignación por más de 800.000 usuarios que ya contrataron el servicio.



La campaña electoral del año 2015, previa a la asunción de Mauricio Macri como presidente de la Nación, parece muy distante desde nuestra perspectiva de actualidad permanente. En esos tiempos de consignas ambiciosas y enfrentamientos mediáticos se hicieron grandes promesas que hoy se encuentran lejos de ser cumplidas. Una de ellas se relaciona con la continuidad de las transmisiones gratuitas de los partidos de fútbol, que este fin de semana oficialmente ha dado paso a la implementación de un nuevo (viejo) sistema de fútbol codificado.

Una de las promesas de la campaña electoral se relacionaba con la continuidad de las transmisiones gratuitas de fútbol, que este fin de semana oficialmente ha dado paso a la implementación de un nuevo (viejo) sistema de fútbol codificado.

Al ser consultado por el modelo de “Fútbol para Todos” en el año 2015, el entonces candidato presidencial Mauricio Macri afirmaba que la televisación del fútbol debía continuar “pero sin política” y “sin publicidad estatal”, en referencia a los anuncios gubernamentales que se emitían en los entretiempos de los partidos. Sin embargo, mientras el gobierno de Macri continuó la transmisión gratuita del fútbol, fue denunciado ante la Oficina Anticorrupción por la ONG Ciudadanos Libres por la Calidad Institucional por la difusión de un spot publicitario en apoyo a su gobierno que carecía de “carácter educativo, informativo o de orientación social”.

En octubre del año pasado, se anunció en conferencia de prensa que en el año 2017 se terminaría el “Fútbol para Todos”. El gobierno acordó con la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) la rescisión del contrato con vigencia hasta 2019 para abrir el negocio a licenciatarios privados sin intervención del Estado. Luego de largas negociaciones, el acuerdo se cerró con las empresas Turner y Fox, que comenzaron a transmitir los partidos en alta definición al comienzo del campeonato. Sin embargo, considerando el impacto que podía tener la transición, el gobierno decidió que se eliminaría por completo la transmisión gratuita únicamente después de las elecciones legislativas.

Considerando el impacto que podía tener la transición, el gobierno decidió que se eliminaría por completo la transmisión gratuita únicamente después de las elecciones legislativas.

Allanado el camino por la victoria oficialista, este fin de semana los partidos centrales del campeonato local fueron transmitidos únicamente por fútbol codificado. La noticia fue tomada con naturalidad por los 800.000 usuarios que ya contrataron el paquete que permite acceder a la transmisión en vivo de los partidos. Este adicional es de $300 sobre el abono del servicio de cable en alta definición, y no es posible contratarlo de forma independiente. Mientras el cambio es absorbido por los sectores de clase media, tres de cada diez hogares deberían destinar un 10% de sus ingresos para acceder al fútbol codificado, según informa Página 12.



También te puede interesar:

Vamos juntos, pero ¿a dónde?
Elecciones legislativas 2017: triunfo de Cambiemos y piedra libre a la profundización del modelo
Cobertura Universal de Salud: preocupación por el nuevo modelo de salud pública de Macri

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR