El final de Cristian Aldana: el comienzo de #YaNoNosCallamosMas

por Alejandra M. Zani

La semana pasada, Cristian Aldana, cantante de El Otro Yo denunciado por nueves mujeres por abuso sexual, corrupción de menores y transmisión de enfermedades, fue procesado con prisión preventiva y embargado por 2.500.000 pesos. El cantante estaba detenido desde el 22 de diciembre en el penal de Marcos Paz y la Cámara Nacional en lo Criminal había rechazado un pedido de excarcelación presentado por sus defensores ante la Justicia.


La semana pasada también se dio a conocer el video producido por Matria con el testimonio de tres víctimas del cantante, Ariell, Charlie y Felicitas. “El primer hecho fue una orgía. Éramos todas menores, yo tenía 14 años. Era mi primera relación sexual”. “Lo denuncié por primera vez en 2010. Me contagió hepatitis B a mis 15 años”. Estos son algunos de los testimonios de las víctimas que expresan sus experiencias en el video con crudeza y valentía. Siete de los nueve casos que lo denuncian son de adolescentes de entre 13 y 16 años.

Cuando sus defensores pidieron su excarcelación a la Justicia, el juez Roberto Ponce se negó y expresó públicamente: “No pueden obviarse las graves características de los hechos atribuidos al imputado, dado que sabiendo de su condición de ídolo musical de las víctimas y, en aprovechamiento de la adoración que éstas le dispensaban, como así también de su inmadurez sexual, las forzó a mantener relaciones sexuales con él en forma violenta e intempestiva, accediéndolas carnalmente por vía vaginal y anal, y a practicarle sexo oral”.

Las denuncias contra Cristial Aldana habían comenzado en mayo ante el juzgado por la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM). Se trata de un caso histórico ya que, para proceder, este organismo se basó en las denuncias públicas realizadas por las víctimas en sus perfiles de redes sociales, sobre todo de Facebook. Ese mismo mes se había convocado a un escrache público a Aldana y a otros músicos del rock, incluido “el Migue” de La Ola Que Quería Ser Chau que había sido denunciado en las redes por varias mujeres, también a través de videos. Mientras este último borró sus perfiles de las redes sociales y no apareció públicamente, el cantante de El Otro Yo apareció vestido de monja y se burló en las caras de sus víctimas.

Hoy, ocho meses después, Cristian Aldana está preso. Cuando sus defensores pidieron su excarcelación a la Justicia, el juez Roberto Ponce se negó y expresó públicamente: “No pueden obviarse las graves características de los hechos atribuidos al imputado, dado que, sabiendo de su condición de ídolo musical de las víctimas y, en aprovechamiento de la adoración que éstas le dispensaban, como así también de su inmadurez sexual, las forzó a mantener relaciones sexuales con él en forma violenta e intempestiva, accediéndolas carnalmente por vía vaginal y anal, y a practicarle sexo oral”.

El primer hecho fue una orgía. Éramos todas menores, yo tenía 14 años. Era mi primera relación sexual”. “Lo denuncié por primera vez en 2010. Me contagió hepatitis B a mis 15 años”. Estos son algunos de los testimonios de las víctimas que expresan sus experiencias con crudeza y valentía en el video. Siete de los nueve casos que lo denuncian son de adolescentes de entre 13 y 16 años.

Mientras el proceso continúa proceso, Aldana continúa en prisión en donde se quedaría por lo menos por 10 años. Las redes sociales fueron claves para visibilizar las denuncias y dar a conocer este caso. Ahora, esperamos el mismo tratamiento para el resto de las mujeres que diariamente denuncian acosos, abusos y violación, y esperamos que este caso histórico sea el comienzo para que las mujeres víctimas de violencia machista se animen a realizar la denuncia.

#YaNoNosCallamosMas


Notas relacionadas:
Las denuncias contra Cristian Aldana: del “Algo habrán hecho” al “Ella se lo buscó”. 
Radiografía de los escenarios feministas del 2016
Si Francisco fuera Francisca, el aborto sería ley
Alika Kinan: histórica sentencia contra la trata de personas y el patriarcado
Alika Kinán: histórico juicio contra una red de trata en Ushuaia
El caso de Mailén: ¿las prefieren muertas?
Después del Miércoles Negro: las razones para no decir “Nadie Menos”
Fotoreportaje – El Miércoles Negro y la lucha por una patria feminista
Paro Nacional de Mujeres: un llamado a hacer historia por todas las que faltan
31° Encuentro Nacional de Mujeres: 10 motivos para continuar la lucha
Los femicidios en Mendoza: un patriarcado que no para de matar
#NiUnaMenos y los vagones para mujeres: La lucha continúa
FOTOREPORTAJE– #NiUnaMenos: un nuevo grito histórico
#NiUnaMás
CULTURA ASESINA: OTRA VÍCTIMA DE LA HETERONORMATIVIDAD
LA MUERTE DE CAMILA Y EL LARGO CAMINO HACIA EL NI UNA MENOS
TORTAZO EN LA BIELA
Escrache Putazo a Susana Giménez: la homofobia no se perdona
TRANSFOBIA Y MUERTE: EL CASO DIANA SACAYÁN
Basta de violencia de género: Todos iguales, siempre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR