Macri y la deuda externa que supimos conseguir

por Lucía De Dominicis

A menos de un año de la asunción de Mauricio Macri como presidente de la Nación, el gobierno argentino ha sumado casi US$50.000 millones a la deuda externa nacional. Luego del pago a los fondos buitre y la aprobación del Fondo Monetario Internacional, el gobierno se posiciona frente al 2017 con un endeudamiento 22% mayor al de finales de 2015.

“Hay un triángulo de retroceso al pasado: los fondos buitres, el Fondo Monetario Internacional y la propuesta del candidato de la alianza Cambiemos” concluía Daniel Scioli su bloque económico durante el debate presidencial, que el día de mañana cumple un año desde su emisión. En su momento, Mauricio Macri decidió no hacer comentarios sobre la deuda externa y el impacto del pago a los fondos buitre. En cambio, arrojó su famosa comparación del candidato opositor con los panelistas del programa “6, 7, 8”, de la que se hicieron eco todos los portales de noticias.

Durante el debate presidencial, Mauricio Macri decidió no hacer comentarios sobre la deuda externa y el impacto del pago a los fondos buitre.

Con la necesidad de “volver al mundo” como excusa y la “lluvia de dólares e inversiones” como meta, el gobierno de Macri ya aumentó la emisión de deuda externa en un 22% en lo que va del año. Según el informe de la Fundación Germán Abdala, el mayor porcentaje de emisión de deuda se dio en el mes de Abril, debido al millonario acuerdo con los fondos buitre. La emisión de deuda del Estado nacional fue imitada por los Estados provinciales, municipales y también por los privados, alcanzando casi los 50.000 millones de dólares.

Con la necesidad de “volver al mundo” como excusa y la “lluvia de dólares e inversiones” como meta, el gobierno de Macri ya aumentó la emisión de deuda externa en un 22% en lo que va del año.

La deuda externa en la Ciudad de Buenos Aires

Buscar la emisión de deuda como forma de rápido financiamiento no es una novedad para el presidente de la Nación. Durante su gestión como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri cuadriplicó su deuda externa, llevándola de US$559 a US$2138 millones de dólares. Si su sucesor no hubiese sido de su mismo partido político, definitivamente le habría criticado aquella “pesada herencia”.

Durante su gestión como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri cuadriplicó su deuda externa, llevándola de US$559 a US$2138 millones de dólares.

Teniendo en cuenta la devaluación sufrida a fines del año 2015, el pago de la deuda externa de la Ciudad se volvió aún más difícil, ya que el 90% de los préstamos fueron tomados en dólares. Además se calcula que sólo un 16% del dinero fue utilizado para obras de infraestructura a largo plazo, mientras que la mayor parte se utilizó para financiar los gastos corrientes, como el pago de sueldos, servicios e insumos.

Además se calcula que sólo un 16% del dinero fue utilizado para obras de infraestructura a largo plazo, mientras que la mayor parte se utilizó para financiar los gastos corrientes, como el pago de sueldos, servicios e insumos.

macri-fondoo

Aprobado por el FMI

El jueves pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó su levantamiento la censura a las estadísticas de la Argentina y en el informe presentado elogió las medidas económicas del presidente Macri. El organismo internacional anunció un aumento del PBI para el año 2017, pero recomendó continuar bajando el déficit fiscal, eliminar los subsidios y reducir la carga tributaria, racionalizando el gasto público.

El organismo internacional anunció un aumento del PBI para el año 2017, pero recomendó continuar bajando el déficit fiscal, eliminar los subsidios y reducir la carga tributaria, racionalizando el gasto público.

Limitar el gasto público en favor de la toma de deuda externa no nos llevó a un buen puerto en el pasado. Cuando la deuda se utiliza para financiar gastos corrientes en lugar de grandes obras que constituyan inversiones reales para el futuro del país, la devolución de esos préstamos se vuelve imposible. La enorme deuda externa que se multiplicó durante el gobierno de Carlos Menem y llevó al default en el año 2001 no es solo parte de los libros de historia. Debe estar constantemente presente para que no continuemos cometiendo los mismos errores una y otra vez. Para que cambiemos, sin volver atrás.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR