Caso Natalia Melmann y otra prueba de la justicia patriarcal: absolvieron a un ex policía acusado de ser partícipe

por Redacción La Primera Piedra

El ex policía Ricardo Panadero fue absuelto por el asesinato de Natalia Melmann, la adolescente de 15 años secuestrada, violada y estrangulada en Miramar, durante el verano de 2001. El fallo fue dictado este martes Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 de Mar del Plata. Los jueces no coincidieron con los planteos realizados por la fiscal Ana María Caro y por la querella, quienes habían pedido que el acusado fuera condenado a perpetua, misma condena que hoy sí sufrió Nahir Galarza por el homicidio de su por entonces pareja. 



En un fallo controversial, el Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 de Mar del Plata decidió absolver  ex policía Ricardo Panadero, quien estaba acusado por la querella de ser partícipe en el el asesinato de Natalia Melmann, la adolescente de 15 años secuestrada, violada y estrangulada en Miramar, durante el verano de 2001. Tal como informamos anteriormente, por el mismo caso ya habían sido condenados otros tres agentes de la Bonaerense: Ricardo Suárez, Oscar Echenique y Ricardo Anselmini. Todos fueron condenados a perpetua en 2002 y desde octubre el año pasado gozan de salidas transitorias.

Tal como informa La Capital de Mar del Plata, la fiscal Ana María Caro y la abogada querellante Lisa Cabral habían solicitado la pena de cadena perpetua para Panadero, ya que consideraron que su participación en el crimen de Natalia Melmann estaba acreditada, justificando sus argumentos en una prueba de ADN encontrada en el cuerpo de la víctima que coincidía con la del ex sargento de la Policía. Sin embargo, la sentencia de los jueces Jorge Peralta, Fabián Riquert y Juan Manuel Sueyro fue en línea a lo que había planteado el abogado defensor, Lautaro Resua, quien había solicitado la absolución de Panadero por considerar que “la prueba no fue suficiente para acreditar la comisión de un hecho tan grave”.

Natalia Melmann tenía 15 años cuando desapareció en Miramar el 4 de febrero de 2001, a la salida de un boliche. Fue encontrada el 8 de febrero en el Vivero Dunícola Florentino Ameghino, zona que supuestamente ya había sido rastrillada por la policía los días anteriores.

Natalia Melmann tenía 15 años cuando desapareció en Miramar el 4 de febrero de 2001, a la salida de un boliche. Fue encontrada el 8 de febrero en el Vivero Dunícola Florentino Ameghino, zona que supuestamente ya había sido rastrillada por la policía los días anteriores. Fue violada, quemada y estrangulada con un cordón de su zapatilla, atado a su garganta con un moño de doble nudo. Las pericias demostraron que fue abusada al menos por cinco hombres. En su ropa, había rastros de tierra que ubicaban el crimen en una casa en el barrio de Copacabana, utilizada por los policías implicados para realizar orgías.

El caso Natalia Melmann, al igual que muchos otros, está también cruzado por la violencia institucional y por la impunidad que supone la complicidad política y policial. El primer detenido fue Gustavo “El Gallo” Fernandez. Varios funcionarios, entre ellos el ex gobernador Carlos Ruckauf intentaron sostener durante un tiempo su responsabilidad como único autor, buscando evitar que se comprometiera a la Policía Bonaerense.




Durante la reconstrucción y la investigación de un abogado encubierto demostró que intervinieron al menos tres policías: Oscar Echenique, Ricardo “El Mono” Suarez y Ricardo “Rambo” Anselmini. Un cuarto policía, el propio Panadero, fue sobreseído en primera instancia y la familia de Melmann buscaba revertir la situación. Todos ellos fueron vistos por trece testigos a la salida del boliche de donde desapareció Natalia y su ADN fue encontrado en el cuerpo de la joven.

Luego de varias idas y venidas y de que Gustavo Melmann levantara una carpa frente a Tribunales e iniciara una huelga de hambre en 2012, quedaron finalmente en firme las penas a reclusión perpetua.

Cabe recordar que la lucha de la familia de Natalia contra el sistema judicial fue constante. Si bien el Tribunal Oral en lo Criminal de Mar del Plata condenó a Suárez, Echenique y Anselmini a reclusión perpetua en 2002, cuatro años después, Casación anuló la sentencia y redujo la pena, permitiendo a los condenados obtener salidas laborales y transitorias. Luego de varias idas y venidas y de que Gustavo Melmann levantara una carpa frente a Tribunales e iniciara una huelga de hambre en 2012, quedaron finalmente en firme las penas a reclusión perpetua. Gustavo Fernandez, inicialmente condenado a 25 años de prisión por entregar a Natalia a sus asesinos hoy está en libertad.

El fallo del Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 de Mar del Plata llega el mismo día que se sentenció a perpetua a Nahir Galarza (19) por el homicidio de Fernando Pastorizzo (20).  Esta condena, a solo seis meses del crimen, resulta histórica, no solo por tratarse de la primera mujer menor a 20 años en recibir una condena de esta duración tras un homicidio, sino por que invita a la sociedad a demandarle a la justicia y a los grandes medios de comunicación la misma intensidad y celeridad a la hora de condenar un femicidio.



También te puede interesar

Condena a perpetua a Nahir Galarza: un caso marcado por el machismo de la sociedad

Natalia Melmann: la Justicia benefició a sus femicidas con salidas transitorias

El caso de Natalia Melmann: la lucha contra la impunidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario