¿Cuántos días van a seguir pasando sin Santiago Maldonado?

por Giuliana Sordo

Los días tras la detención-desaparición de Santiago Maldonado siguen pasando y el Estado no se hace responsable. Tanto Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, como Germán Garavano, ministro de Justicia y Derechos Humanos siguen sin hacerse cargo de la desaparición forzada del joven por Gendarmería tras la brutal represión a la comunidad mapuche en Chubut. Desde el 1 de agosto no se sabe nada de él. (Foto de portada: Télam)


Un gobierno que no reconoce la desaparición forzada

En estos últimos días, varias ocasiones tuvo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, para dar explicaciones sobre la desaparición de Santiago Maldonado en manos de la Gendarmería. A pesar de los testimonios, las pruebas, las fotos y los testigos con identidad reservada que ella misma expuso con nombre y apellido, sigue rechazando la responsabilidad de Gendarmería en el hecho y niega la desaparición forzada del joven.

En la exposición que dio en el Senado de la Nación para dar las explicaciones del caso ya había dejado varias frases que acusaban a la familia, que defendían el accionar de Gendarmería y que negaban la certeza de que Santiago Maldonado efectivamente haya estado allí el 1 de agosto. “No es posible hablar de desaparición forzada”, señalaba con impunidad a pesar de los múltiples testigos que vieron cómo cargaban su cuerpo en una camioneta de Gendarmería.

En la exposición que dio en el Senado de la Nación ya había acusado a la familia, defendido el accionar de Gendarmería y negado la certeza de que Santiago Maldonado efectivamente haya estado allí el 1 de agosto. “No es posible hablar de desaparición forzada”, señalaba con impunidad a pesar de los múltiples testigos que vieron cómo cargaban su cuerpo en una camioneta de Gendarmería.

“Nuestra decisión como Estado nacional es plantear todas las hipótesis que puedan estar en juego en esta causa”, señaló la funcionaria en el Senado, eludiendo la responsabilidad de la fuerza a su cargo. “Es importante no estigmatizar a nuestras fuerzas de seguridad”, manifestó a pesar de que desde distintos sectores del gobierno e importantes medios de comunicación trabajaron en la estigmatización de las comunidades mapuches. “Tirarle la responsabilidad al gendarme, echarle la culpa que no está probada, no lo voy a hacer, me la banco yo. (…) No voy a tirar gendarmes por la ventana para sacarme la responsabilidad, porque es la fácil, la que siempre hicieron y yo no lo voy a hacer“, señaló en continuidad con la deslegitimación de las pruebas presentadas en la causa y la defensa a la Gendarmeria.

“No vamos a aceptar que nos comparen con la dictadura. Asimilarlo a lo que pasó en el 76 me parece una injusticia. Que nosotros, por alguna necesidad política, hagamos eso, me parece una injusticia. Si hay algún gendarme que se ha excedido, tenga la total y absoluta certeza de que nuestro gobierno va a trabajar para que esa persona tenga la sanción que tenga que tener“, indicó la ministra, a pesar de que los supuestos “excesos” de los gendarmes -en particular en los barrios más vulnerables-, entre otras fuerzas, desde diciembre de 2015 hasta la fecha han sido premiados y apoyados por su gestión.


Foto: M.A.f.I.A

Foto: M.A.f.I.A


A su vez, esta semana, junto a Germán Garavano, propusieron responder mediante Facebook Live diferentes preguntas en vivo. Los cuestionamientos se unificaron en uno: “¿Donde está Santiago Maldonado?”. Luego de hablar veinte minutos sobre sus logros en la lucha ante el narcotráfico, dejaron el interrogante que más los incomodaba para el final. En ese marco, la ministra aseveró que la búsqueda de Maldonado es “prioridad” para el Gobierno. “La búsqueda se debe hacer en forma conjunta con la familia y los organismos de derechos humanos”, dijo Bullrich mediante las redes sociales oficiales de los ministerios, agregando: “No queremos que de esto se hagan bandos políticos”.

La ministra informó que están recibiendo muchos llamados sobre posibles pistas de Santiago Maldonado en otros lugares, como si se siguiera tratando de un joven extraviado en vez de una desaparición forzada. Finalizando, defendió una vez más a Gendarmería, la fuerza acusada por todos los testigos y las pruebas sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado: “Lo que no queremos es que de entrada se diga algo que no está probado. Pensamos que nuestra fuerza de seguridad tiene que tener, como cualquier argentino, la posibilidad de tener Justicia, es lo que estamos haciendo”.

La ministra pidió a todos los argentinos que ayuden en la búsqueda e informó que están recibiendo muchos llamados sobre posibles pistas de Santiago Maldonado en otros lugares, como si se siguiera tratando de un joven extraviado en vez de una desaparición forzada. Por su parte, su par de Justicia y Derechos Humanos, Garavano señaló: “Hay que poner el esfuerzo para que aparezca Santiago y que la Justicia determine con elementos sólidos que ocurrió”. Finalizando, la funcionaria defendió una vez más a Gendarmería, la fuerza acusada por todos los testigos y las pruebas sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado: “Lo que no queremos es que de entrada se diga algo que no está probado. Pensamos que nuestra fuerza de seguridad tiene que tener, como cualquier argentino, la posibilidad de tener Justicia, es lo que estamos haciendo”.

Luego de las sonrisas y los discursos previamente armados para presentar en sus redes sociales, los representantes del Poder Ejecutivo se reunieron con los organismos históricos de Derechos Humanos. Allí, según el relato posterior tanto de los ministros como los organismos en diversas conferencias de prensa, el resultado no fue bueno. Desde el Gobierno hablaron de una oposición de las entidades a “trabajar en conjunto”.

“El resultado no fue positivo, no fue el que esperábamos. La ministra ofreció trabajar en conjunto, hacer una comisión de seguimiento del caso. No estaban dispuestos a trabajar en conjunto para que aparezca Santiago”, sentenció Garavano a los periodistas. Bullrich, aseguró: “Recibimos una negativa. Parece que lo que se busca es acusar al gobierno y ponerlo en una situación difícil en lugar de estar todos juntos trabajando por un mismo objetivo, les planteamos un trabajo en equipo pero se han manejado de otra manera, fuera de los carriles propuestos y dentro de un clima de agresión y violencia”.

“Nosotros no vamos a acusar a la Gendarmería si no lo hace el juez. Por el contrario, la investigación está yendo hacia el lado opuesto. Espero que todos los que señalan esa fuerza se corrijan si la investigación comprueba lo contrario”, explicó la ministra a pesar de que las pruebas que se siguen encontrando ponen cada vez en mayor aprieto a la fuerza de seguridad, aunque varias pruebas hayan sido vandalizadas, como los vehículos utilizados por Gendarmería Nacional durante el operativo, que fueron lavados y los precintos de seguridad violentados antes de su requisa.

“Ustedes saben dónde está Santiago Maldonado”

“Durante la hora que estuvimos ahí Garavano no pudo levantar la vista para mirarnos a los ojos, como tampoco Bullrich”, señaló Adriana Taboada, una de las referentes del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), tras el encuentro con los ministros y el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj. Dato de color que refleja una información alternativa a la que los funcionarios dan en sus discursos y explicaciones.

“Yo les dije ‘ustedes saben lo que pasó con Santiago y no lo dicen’. Y la ministra me respondió: ‘eso no se lo permito’”, señaló Lita Boitano, referente de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, sobre el motivo de la culminación del encuentro. Por su parte, Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, se quejó de la negación de los funcionarios: “Nos proponían trabajar todos juntos, pero ¿cómo vamos a hacerlo si no reconocen la desaparición forzada de Santiago, entre otras cosas?“. Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, señaló:Nos siguen mintiendo y sin ningún tipo de reparo no declaran la desaparición forzada“, además de exponer que Bullrich señaló que no va a apartar a la Gendarmería de la investigación ni a los agentes que estuvieron en el operativo de sus cargos.

“Yo les dije ‘ustedes saben lo que pasó con Santiago y no lo dicen’. Y la ministra me respondió: ‘eso no se lo permito’”, señaló Lita Boitano, referente de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas. Por su parte, Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, se quejó de la negación de los funcionarios: “Nos proponían trabajar todos juntos, pero ¿cómo vamos a hacerlo si no reconocen la desaparición forzada de Santiago, entre otras cosas?”. Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, señaló: “Nos siguen mintiendo y sin ningún tipo de reparo no declaran la desaparición forzada”.

A su vez, Carlos Pisoni, referente de H.I.J.O.S. Capital, expresó: “Le exigimos que reconozcan que fue una desaparición forzada, ellos son responsables porque fue el Estado, le dijimos que despida a todos los gendarmes que participaron de la represión en Cushamen y que aparte a su jefe de gabinete Pablo Noceti, que además de defender a los que violaban a nuestras viejas, a los que desaparecieron a nuestros hermanos y a los que asesinaron a nuestros padres, fue el que dirigió el operativo. (…) Bullrich nos dijo impunemente que Noceti se bajó a saludar a un gendarme y siguió derecho a Bariloche”.

Pablo Pimentel representante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) La Matanza, expresó que la ministra “en poco tiempo va a estar muy cuestionada, porque cuando se pruebe que Nocetti dio la orden” para que Gendarmería lleve adelante la represión, “la que sigue en la orden de mando frente a un juicio político es la ministra”. “A Maldonado se lo llevaron con vida, y con vida lo queremos”, finalizó.


Foto: M.A.f.I.A

Foto: M.A.f.I.A


“Ustedes saben dónde está Santiago Maldonado”, señalaron los organismos en la reunión y luego en conferencia de prensa. A su vez, remarcaron que van a seguir exigiendo el encuentro con el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y en breve viajarán a Esquel para reunirse con el juez federal Guido Otranto, el defensor oficial Fernando Machado y con la comunidad mapuche de Cushamen. También, convocan a una movilización para el viernes 1 de septiembre para exigir su inmediata aparición, cuando se cumpla un mes de la desaparición de Santiago Maldonado,

Por su parte, los organismos agrupados en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, también irán a Esquel para seguir reclamando la aparición con vida de Santiago Maldonado “secuestrado por la Gendarmería Nacional el 1 de agosto en una violenta represión a la comunidad mapuche de Cushamen”. También se reunirán con Garavano, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, para reclamar la responsabilidad del Estado en su desaparición. “El 1 de setiembre a las 17 hs marchamos a Plaza de Mayo por Santiago Maldonado, para exigir su aparición con vida Ya!“, sentencian y, además, convocan a marchar todos los jueves a las 15:30 en las rondas de las Madres en Plaza de Mayo hasta su aparición.

Como parte de un nuevo reclamo internacional al Estado argentino, el titular de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Francisco José Eguiguren Praeli detalló que “hace pocos días la Comisión recibió una solicitud de medidas cautelares y denuncias de desaparición forzada” sobre Maldonado y que luego de analizar la información se resolvió “enviar una notificación al Estado nacional”. En este sentido, anticipó que instará al Gobierno argentino a que “realice las investigaciones correspondientes para dar con el paradero de Maldonado y ofrezca todas las garantías correspondientes”, como se puede leer en Página/12.

La negación de las pruebas, una causa llena de encubrimiento

“Noceti pasó por el lugar una vez que se estaban haciendo las actuaciones, se bajó del auto, saludó a Gendarmería y siguió”, explicó la ministra de Seguridad Patricia Bullrich en su exposición en el Senado de la Nación, también en la reunión que mantuvo con los organismos de Derechos Humanos. Ahí mismo defendió el accionar de Gendarmería, volvió a poner en duda que Santiago Maldonado haya estado presente ese día y hasta acusó a la familia de no colaborar con la investigación.

Los testimonios demostraron que Santiago efectivamente estuvo allí el día de la represión, los rastrillajes, el rastro que ha sido reconocido por los perros entrenados del ministerio y los objetos encontrados, como la boina que utilizaba Maldonado el día de su desaparición , un cuello y un collar que también eran de él, lo confirmaron.

Sin embargo, todos esos datos se revirtieron en la causa gracias a los testigos y las pruebas recopiladas. Los testimonios demostraron que Santiago efectivamente estuvo allí el día de la represión, los rastrillajes, el rastro que fue reconocido por los perros entrenados del ministerio y los objetos encontrados, como la boina que utilizaba Maldonado el día de su desaparición , un cuello y un collar que también eran de él, lo confirmaron.

En el portal Cosecha Roja se evidencian algunos de los detalles del expediente: “Los informes de Gendarmería son minuciosos desde que comenzó el operativo de desalojo el 31 de julio. Pero los detalles se acaban a las 11.15 del 1 de agosto, cuando al menos cinco de los 14 vehículos que intervinieron en el desalojo de la Ruta 40 ingresaron a la comunidad mapuche para reprimir. El juez Guido Otranto tardó cuatro días en peritar los camiones y camionetas, previo aviso a los jefes del operativo, y el defensor oficial denunció que fueron lavadas“.

En los informes de Gendarmería durante el desalojo de la ruta abundan los detalles, pero en las actas sobre el accionar dentro de la comunidad mapuche no hay datos ni información sobre los horarios ni las órdenes impartidas. “Estos datos permitirían determinar cuál fue el rol del jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación, Pablo Noceti, en la represión”, señala el periodista Sebastián Ortega en el portal citado.

El martes 2 de agosto, a un día de la desaparición de Santiago Maldonado, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) presentó el primer habeas corpus ante el Juzgado Federal de Esquel, a cargo de Guido Otranto, y se inició la causa judicial. Allí, el defensor oficial Fernando Machado aportó el testimonio de una mujer de la comunidad Pu Lof quien contó que el joven de 28 años desapareció durante la represión de Gendarmería.

El 11 de agosto, diez días después de la desaparición, el juez ordenó dos nuevos levantamientos de rastros en los Escuadrones de Esquel y El Bolsón en los que participaron perros adiestrados y personal de la Unidad de Criminalística de la Policía Federal. En un camión de El Bolsón, los policías encontraron una soga con manchas de sangre y algunos cabellos, que fueron enviados al Servicio de Huellas Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA y serán comparados con muestras de ADN que le tomaron a uno de los hermanos de Santiago, como se puede leer en Cosecha Roja.

Recién el 18 de agosto, Gendarmería entregó el listado con los 130 nombres de quienes participaron del procedimiento represivo el 1 de agosto en Cushamen. “Esta información fue pedida más de una vez por el juez Otranto y es proporcionada con demora, respecto a los tiempos estipulados por la Justicia. En un comienzo, esta fuerza le contestó a la fiscal que sólo ocho gendarmes habían participado del operativo”, según se señala en el sitio web que los amigos y familiares de Santiago Maldonado crearon para combatir la desinformación del gobierno y los medios hegemónicos.


Foto: M.A.f.I.A

Foto: M.A.f.I.A


En una causa llena de encubrimiento y ocultamiento por parte de las fuerzas de seguridad y el ministerio respectivo, las pruebas son presentadas por los habitantes de la comunidad que fueron reprimidos, los movimientos sociales y los organismos de Derechos Humanos de todo el espectro político que se pusieron el caso al hombro. A pesar de las mentiras que imparte Patricia Bullrich, sobre la desaparición de Santiago y sobre la colaboración de la familia, en todos los discursos y explicaciones, la movilización con la que ha contado este caso fue fundamental para el avance de la causa.

Santiago Maldonado, fue visto por última vez el 1 de agosto durante la represión por parte de Gendarmería Nacional en la comunidad mapuche Pu Lof en Cushamen. A orillas del río Chubut y perseguido por los gendarmes, lo vieron quienes habían escapado segundos antes. Los testigos declararon que lo subieron contra su voluntad a una camioneta con el logo de Gendarmería. Tras tres semanas de su desaparición, ¿cuántos días más van a seguir pasando sin Santiago?


www.santiagomaldonado.com

También te puede interesar:
Santiago Maldonado, el último de una larga lista de desaparecidos en democracia
Santiago Maldonado y una nueva desaparición forzada en Argentina
Santiago Maldonado no aparece y el Estado no responde
Represión en comunidad mapuche: otro episodio de una cacería

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario