Rodolfo Walsh: una militancia colectiva y la comunicación como herramienta de transformación

por Giuliana Sordo

A 40 años de haber sido asesinado por parte del grupo de tareas de la ESMA, la figura de Rodolfo Walsh recorre diversos mitos e incomoda a los sectores más progresistas. En sus últimos años ejerció un periodismo activo y militante, con un fuerte interés en la búsqueda de herramientas de comunicación e inteligencia que sirvan para la modificación de la estructura económica-social imperante, además de formar parte de Montoneros. Su acción, fundamentalmente política, nos sigue interpelando en el presente.



Nacido el 9 de enero de 1927 en Nueva Colonia de Choele-Choel, una ciudad de la provincia de Río Negro que desde 1942 se llama Lamarque, fue escritor literario, periodista y militante revolucionario. Sus primeras producciones literarias estuvieron abocadas a los cuentos policiales, sin embargo, desde su participación más activa como periodista desde aquel “fusilado que vive” que dio origen a Operación Masacre, ubicándose como un primer referente de la no ficción latinoamericana, vivió un proceso de transformación interna que desembocó en su participación en Montoneros y en su militancia revolucionaria.

(Leé nota: 20 frases de Rodolfo Walsh: dar testimonio en momentos difíciles)

Escribir para los de abajo

El “autor de novelas policiales para pobres” como lo denominó Osvaldo Bayer, fue un escritor que escapó a los moldes y a las escuelas de escritura de la época, tal como expresa Bayer en el prólogo de Operación Masacre: “Le interesaba ser breve y claro para que lo comprendiese el lector pobre de novelas policiales”. Sus críticos literarios contemporáneos no lo pudieron encasillar. No sólo se dedicó a la ficción sino que el periodismo como oficio comprometido con la verdad comenzó a minar en su cabeza, terminando en transformar su activismo de forma fundamental.

Esa convicción de meterse, mezclarse con la vida de los humildes que sufren, de investigar cada detalle, lo llevó a entender fundamentalmente la dinámica del poder y a comenzar a transitar sus propias contradicciones de escritor “burgués”, como él mismo comenzó a pensarse.

Esa convicción de meterse, mezclarse con la vida de los humildes que sufren, de investigar cada detalle, lo llevó a entender fundamentalmente la dinámica del poder y a comenzar a transitar sus propias contradicciones de escritor “burgués”, como él mismo comenzó a pensarse. “Sus mejores cualidades literarias fueron alma y humanidad”, sentencia Osvaldo Bayer. Quizás sea una forma de representar su coherencia, que le valió una disputa en su interior, para poder comprometerse en el camino de la transformación política y social. En ese camino supo ver, descubrir y poner al desnudo a la sociedad argentina y a la lógica misma en la que se fundamentaba. En ese mismo camino, supo diferenciar a los dirigentes y burócratas, de la militancia obrera de base.


1062319601


Operación Masacre quebró en dos la visión del periodismo que Rodolfo Walsh tenía, la que creía que tenían sus propios colegas y la de los mecanismos de los aparatos de prensa de los medios de comunicación. Las historias que escribía, los datos que recopilaba en sus investigaciones, los testimonios que replicaba y los entramados que descubría, recorrían toda la ciudad de Buenos Aires en sus bolsillos, sin que nadie quisiera publicar unos mínimos renglones. Ahí, comenzó a entender el ocultamiento y el silencio por el que muchos optaban. Esas historias, las que él que decidió contar, no existen ni existieron jamás en la prensa oficial.

A partir de allí, y con el resto de sus investigaciones plasmadas en los libros El Caso Satanowsky y ¿Quién mató a Rosendo?, tuvo que abandonar casa y trabajo, cambiar su nombre y portar una cédula falsa porque a quienes denunciaba con sus investigaciones era a los mismos sectores de la sociedad que no abandonaron nunca el poder, ni antes ni ahora. Su lema: “El periodismo es libre, o es una farsa”, lo llevaba inscripto como bandera.

El compromiso organizado y militante

Un aspecto que muchos niegan: Rodolfo Walsh militaba en Montoneros y trabajaba en pos de la transformación social. Su enemigo era el poder dominante, a quién denunció con sus investigaciones, y un sistema desigual que sólo otorgaba justicia a sus dueños. Su figura incomoda fundamentalmente al progresismo: era intelectual y militante de una organización guerrillera, quién resistió armado a su propio secuestro y llegó muerto a la ESMA. Esto no encaja en la construcción del periodista comprometido “políticamente correcta”. Es más, su compromiso con la organización era bastante contundente: era oficial segundo en el área de informaciones e inteligencia.



Luego de un profundo proceso interno que terminó volcándolo hacia la necesidad de una revolución, se sumó en Montoneros a los 46 años de edad, tras decepcionarse de un sistema que no ofrecía justicia a los más humildes y de un periodismo que callaba en favor del poder. En la organización se volvió una pata fundamental, política y militarmente estratégica. Sin embargo, nadie como Walsh supo definir y anticipar la gran masacre que vendría después. Al finalizar el año 1976, estaba convencido de la derrota militar de Montoneros y planteó al interior de la organización sus desacuerdos y la necesidad de un repliegue estratégico para evitar el exterminio.


21170


Emitir la información de forma clandestina: romper el cerco informativo

Frente a las coyunturas que se fueron sucediendo en esos años agitados, Rodolfo Walsh se planteó en cada momento los métodos de lucha adecuados para una comunicación que impulse la organización y el combate del pueblo. Dentro de la prensa obrera, dirigió el Semanario de la CGT. También, participó de la agencia cubana Prensa Latina. Luego, con la apertura democrática de 1973, participó en el diario Noticias que, a pesar de pertenecer a Montoneros, apuntaba llegar de forma masiva al pueblo.

El violento oficio de escribir LSF

Nunca abandonó la insistencia en el rigor respecto de la información, el fomento a la participación popular, la utilización como instrumento de contra información y la necesidad de poner la comunicación en acción. La necesidad de la clandestinidad, en ese contexto, era la causa de llevar adelante medios totalmente artesanales pero que nunca dejaban de ser profundamente profesionales.

A partir de allí, con esta concepción y en el marco del golpe genocida, ideó la Agencia de Noticias Clandestina (ANCLA), y a los seis meses creó la Cadena Informativa y las cartas que llevaban su firma. Nunca abandonó la insistencia en el rigor respecto de la información, el fomento a la participación popular, la utilización como instrumento de contra información y la necesidad de poner la comunicación en acción. La necesidad de la clandestinidad, en ese contexto, era la causa de llevar adelante medios totalmente artesanales pero que nunca dejaban de ser profundamente profesionales.


Walsh-Ancla1


ANCLA se consumó como una agencia de contrainteligencia que buscaba generar discordia entre las fuerzas armadas en su interior, los grupos económicos y los altos sectores de la iglesia, a través de cables de noticias. Pero la represión lo llevó a concebir un nuevo mecanismo, que debía funcionar en paralelo a la agencia: la Cadena Informativa. La idea era que una única persona pudiera actuar como reproductor y multiplicador de información. Su objetivo primordial era, a través de estas herramientas, aportar información a la organización popular y ejercer una ruptura de la incomunicación que, a su vez, generaba un terror que impedía la constitución de los lazos sociales.


Operacion Masacre LSF


Conocer las luchas de los pueblos

¿Qué hace que un defensor de la Revolución Libertadora se vuelva militante, revolucionario y guerrillero? Una respuesta provisoria podría ser: conocer la vida de los pueblos, entenderlas, vivir sus miserias y la importancia de la transformación social. Experimentar a la clase obrera como militancia de base, lejos de su dirigencia, y más lejos aún de la historia y el periodismo oficial.

A 40 años de ser atacado, asesinado a los 50 años de edad y, posteriormente, desaparecido por un grupo de tareas de la ESMA, en la esquina de San Juan y Entre Ríos, aquel 25 de marzo de 1977, luego de enviar a todas las redacciones del país y repartir clandestinamente la Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar, su historia nos sigue interpelando en el presente.

Walsh durante toda su vida y su carrera recorre un camino de transformación personal. Comienza con la fiel creencia en la justicia y en la posibilidad de realizar denuncias desde una moral individual y burguesa, mediante la búsqueda de la verdad y con el aporte de pruebas. Pero la realidad concreta, que en un primer momento le chocó fuertemente, lo llevó a ser parte de una organización guerrillera por entender la necesidad de formar parte de un proyecto colectivo que modifique las estructuras socioeconómicas del sistema. En todo este camino, sus palabras y discurso periodístico de contrainformación buscaba ser capaz de ser apropiado por las clases y grupos populares para que puedan utilizarlo como herramienta hacia la emancipación.


waslhrodo


A 40 años de ser atacado, asesinado a los 50 años de edad y, posteriormente, desaparecido por un grupo de tareas de la ESMA, en la esquina de San Juan y Entre Ríos, aquel 25 de marzo de 1977, luego de enviar a todas las redacciones del país y repartir clandestinamente la Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar, su historia nos sigue interpelando en el presente. Su figura nos permite profundizar en la forma de entender la comunicación y la militancia, pero también su propio recorrido interno hasta llegar a creer en los procesos colectivos de cambio social es un ejemplo para sacudir la individual pasividad de la sociedad y, sobre todo, como herramienta para luchar contra el poder que sigue oprimiendo.



Notas relacionadas:
20 frases de Rodolfo Walsh: dar testimonio en momentos difíciles
La vuelta a Eduardo Galeano en 80 citas
Ricardo Piglia, el escritor que puso su vida en el papel
Alberto Laiseca, el escritor que puso su vida en función de la literatura

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR