Jardín sonoro: flora, fauna y mucho teatro

por Laura Gómez

Jardín Sonoro es una experiencia de teatro site specific en la que los espectadores pueden escuchar desde sus celulares seis piezas escritas por dramaturgas argentinas mientras recorren los distintos espacios del Jardín Botánico Carlos Thays (Av. Santa Fe 3951). Sólo hace falta descargar la aplicación disponible en los stores (IOS o Android), llevar auriculares, activar el bluetooth y seguir el mapa para disfrutar de esta experiencia tan original como atractiva.


En los últimos años la tecnología y los nuevos dispositivos han sido puestos en cuestión permanentemente debido a sus usos y a la modificación que generan sobre nuestras costumbres y modos de relacionarnos. “Nadie levanta la vista de las pantallas”. “Todos andan conectados al celular y desconectados del mundo”. “En la mesa nadie habla; todos atienden las notificaciones de sus redes sociales”. “WhatsApp atenta contra los encuentros cara a cara”. ¿Cuántas veces habremos escuchado esas sentencias, y con cuántas de ellas estaremos de acuerdo?



Sin embargo, más allá de estas visiones apocalípticas, cuando la tecnología se pone al servicio de algo tan noble como el arte, ¡hay que celebrar! Es el caso de la novedosa propuesta que aquí nos convoca: Jardín Sonoro. Una sola aplicación (ya disponible en los stores de IOS y Android) le permite al visitante pasear por el Jardín Botánico mientras escucha producciones teatrales creadas especialmente para la ocasión. Todas han sido escritas por mujeres y giran en torno al vínculo con la naturaleza. La apertura contó con la presencia de las organizadoras y autoras del ciclo, además de una presentación exclusiva a cargo de Gloria Carrá, quien interpretó el monólogo “Mi naturaleza” de Paula Marull y luego una canción junto a Jano Seitún, que también forma parte de la obra.



Laura Paredes, Giuliana Kiersz, Paula Marull, Laura Santos, Vivi Tellas y Rita Pauls son las creadoras de estas pequeñas joyitas que el visitante podrá escuchar mientras pasea por el jardín, siguiendo las instrucciones en la aplicación y el mapa con las señaléticas dispersas por el espacio verde. Se recomienda encarar este juego al estilo de una búsqueda del tesoro, sin demasiada planificación. Ya se sabe que para encontrarse es necesario perderse primero, así que nada mejor que dejarse llevar por el instinto del caminante y comportarse como un auténtico flâneur en medio de la naturaleza. Sin itinerarios rigurosos es mejor.



Una mujer con un tramontina en la mano y otra tumbada en la tierra, cubierta de plantas; un jardín que se convierte en escenario de un momento inquietante. Una mujer que redescubre su propia naturaleza reflexionando sobre el poder de las semillas, sobre el peligro de las cosas pequeñas; una canción pegadiza como celebración del amor propio. Algunos mechones de pelo negro y alambrado que generan una extraña obsesión; viajes solitarios en la ruta y la maldición de la especie humana. Una madre y su hija conversando sobre el terror a procrear y esa idea hermosa de que tener un hijo es algo así como criar un amigo para el futuro. Invocaciones: un poema de Katherine Mansfield, una canción de Françoise Hardy o un libro de Paracelso sobre botánica oculta. Una madre desbordada y una matrona andina, anticapitalista y bisexual; la premisa de no dominar para imponer límites en el ejercicio de la maternidad.




Estas historias se cruzan en un entorno donde prima la naturaleza, donde flora y fauna son las grandes protagonistas: plantas, árboles, flores, arbustos, pájaros y bichos de toda clase acaparan el paisaje; caminos pedregosos; tierra mojada; bancos donde el visitante puede recostarse para volver a vincularse con aquello que la ciudad mantiene siempre a raya. Desconectarse de la urbe para reconectar con la naturaleza (al menos por un rato… lo que dure el paseo). Jardín Sonoro es una experiencia integral que podrá disfrutarse durante todo el mes de marzo de manera gratuita. ¡Y vale la pena!


FICHA TÉCNICA
Dirección artística: Aliana Álvarez Pacheco
Producción artística: Florencia Lavalle
Producción ejecutiva: Sol Sañudo
Diseño y arte en papel: Johanna Wilhelm y Gisela Cukier
Desarrollo de aplicación: Mathías Gatti y Manuel Herrera
Grabación y post-producción de sonido: Emiliano Biaiñ y Marcos Zoppi
Sonido directo en “Mi corazón sos vos”: Celeste Contratti
Diseño y realización de señaléticas: Mavi Rossi y María Eugenia Ruani
Fotografía de arte en papel: Laura Pedranti
Teaser: Javier Di Benedictis
Prensa: Marisol Cambre
Fotografía de prensa: Luis Sens

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario