Paro Nacional de Mujeres: un nuevo grito contra la complicidad machista

por Laura Verdile

Después del fallo que desestimó el abuso sexual y femicidio de Lucía Pérez y absolvió a los acusados, se convocó a un segundo Paro Nacional de Mujeres en una asamblea feminista. Tal como sucedió con el primero, organizado en octubre de 2016, se espera una masiva convocatoria en la que se gritará contra la violencia machista y la complicidad de un Estado que sigue avalando las agresiones en un contexto más que grave. (Foto: Nadia Díaz)



“Lucía era de tener relaciones con hombres a los que apenas conocía pero que eso ocurría por propia elección y cuando ella lo quería”. “Lucía tenía 16 años y Farías 23, por lo que sería muy forzado hablar de una situación de desigualdad o superioridad, sobre todo teniendo en cuenta la personalidad de Lucía quién no se mostraba como una chica de su edad y que además había referido mantener relaciones con hombres de hasta 29 años”. Esas y otras frases completamente repudiables fueron parte de los fundamentos de la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Mar del Plata, que el pasado lunes 26 de noviembre absolvió a Matías Farías y Juan Pablo Offidani – los acusados de abuso sexual y femicidio de Lucía Pérez –  y a Alejandro Maciel –  acusado de encubrimiento -.

Los jueces Gómez Urso, Viñas y Carnevale expusieron su vida íntima para justificar su decisión: concluyeron que por sus relaciones anteriores y por su “carácter fuerte” no podría haber sido violada, que no hubo intención de abuso porque Farías compró “facturas y una Cindor para compartir con Lucía”.

Los jueces Gómez Urso, Viñas y Carnevale expusieron su vida íntima para justificar su decisión: concluyeron que por sus relaciones anteriores y por su “carácter fuerte” no podría haber sido violada, que no hubo intención de abuso porque Farías compró “facturas y una Cindor para compartir con Lucía”, que su muerte fue un “final trágico”, sin responsables.  No hubo violencia de género, no hubo vulnerabilidad. “Todo fue en un marco de normalidad y naturalidad, todo fue perfectamente querido y consentido por Lucía Pérez”, dice el fallo. En un contexto de emergencia y de visibilización activa de las agresiones que sufren las mujeres, lesbianas, travestis y trans, la sentencia es una nueva reafirmación de un sistema que garantiza la impunidad y el disciplinamiento.

(Leer nota relacionada: Lucía Pérez: ¿cuáles fueron los argumentos de la Justicia para desestimar el femicidio?)


📢 ¿Querés apoyar el periodismo independiente? Te invitamos a formar parte de #TribuLPP y acceder a descuentos y beneficios exclusivos ➡ Hacete socix acá


Foto: Nadia Díaz



El 93% de los femicidios cometidos durante el último año fueron perpetrados por hombres que tenían vínculos cercanos con las mujeres. En la mayoría de los casos, se constataron antecedentes de violencia, pero solo un 22% había realizado denuncias. Los datos son del Registro Nacional de Femicidios de MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana), pero esa misma tendencia se observa también en otras estadísticas, como la de la Asociación Civil La Casa del Encuentro. Las mujeres no confían en el sistema estatal. ¿Cómo podrían cuando se las ningunea, revictimiza, culpa y juzga con un dedo acusador mientras su victimarios siguen disfrutando de impunidad? El 12% de esas mujeres asesinadas contaba con medidas judiciales de protección.

Las mujeres no confían en el sistema estatal. ¿Cómo podrían cuando se las ningunea, revictimiza, culpa y juzga con un dedo acusador mientras su victimarios siguen disfrutando de impunidad?

Argentina se caracteriza por contar con una legislación avanzada en lo que respecta a violencia de género, pero la cotidianidad demuestra que el Estado aún está lejos de comprender la complejidad del problema, de tomar medidas efectivas no sólo para proteger a las mujeres, sino para implementar herramientras para prevenir la violencia antes de que ocurra. El machismo es un sistema cultural y es precisamente esa trama la que se inserta en todos los rincones y la que propicia la complicidad y reproduce la opresión. ¿Cómo eliminar esa violencia cuando es la propia justicia la que desconoce esas tramas y las apoya, la que toma la libertad de las mujeres como un factor determinante para responsabilizarlas de las agresiones que las afectan?

(Leer nota relacionada: Más de 800 femicidios durante el gobierno de Cambiemos: la violencia de género no disminuye)


Foto: Nadia Díaz



La semana pasada, otro caso recorrió también los medios y las redes sociales: un hombre condenado por intento de femicidio por haber apuñalado cinco veces a su ex pareja obtuvo una reducción de la pena. El Superior Tribunal de Justicia de Chubut bajó la calificación del delito a “lesiones graves agravadas por ser ocasionadas en un contexto de violencia de género” porque mientras la apuñalaba le dijo a la mujer: “te vas a acordar de mí”. Esto fue suficiente para que los magistrados consideraran que la intención del hombre “era lesionarla, no matarla”, argumento que reforzaron diciendo que las heridas no fueron a lugares que le hubieran ocasionado muerte inmediata y que se detuvo sin que mediara un tercero.

Muchas cosas comenzaron a deconstruirse, pero las actitudes machistas continúan siendo reproducidas con fuerza por las instituciones encargadas de frenarlas.

Aunque el feminismo avanzó un largo camino, especialmente en el lugar que ocupó en la sociedad en el último tiempo, esta clase de fallos dejan ver todo lo que aún queda por recorrer. Muchas cosas comenzaron a deconstruirse, pero las actitudes machistas continúan siendo reproducidas con fuerza por las instituciones encargadas de frenarlas. Es por eso que este nuevo Paro Nacional de Mujeres propone no dejar de visibilizar las acciones que continúan perpetuando el disciplinamiento, ocupar ese espacio público en el que la mujer es condenada por su propia libertad.


También te puede interesar

¿Por qué el feminismo no exagera?
“Nadie menos”: otra forma de invisibilizar a la mujer
Lo que dejó el 8M: una construcción colectiva que paró el mundo
Segundo Paro Internacional de Mujeres: el día que el mundo tiembla

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario