Dólar y cierre de ministerios: que el ajuste no lo pague el pueblo

por Lucía De Dominicis

En medio de la incertidumbre económica generada por el rápido aumento del dólar, el gobierno nacional anunciará el cierre de ministerios públicos para avanzar en la reducción del déficit fiscal. La caída del poder adquisitivo frente a la devaluación del peso y los constantes aumentos en productos y servicios continúan golpeando el bolsillo de los trabajadores, mientras los empresarios y especuladores financieros multiplican sus ingresos con ayuda del gobierno de Mauricio Macri.



“¿Quién va a pagar los costos de este ajuste que es inevitable al dejar el mercado libre de cambio?” le preguntaba Daniel Scioli al entonces candidato a presidente Mauricio Macri durante el debate previo a las elecciones del año 2015. Había algo en sus promesas políticas y económicas que hacía suponer que un sector de la población no iba a salir beneficiado. Dos años después de esa pregunta irresuelta frente a las cámaras de televisión, la respuesta está a la vista: la clase trabajadora es la que lleva sobre sus hombros el peso de la inflación imparable, la devaluación abrupta y los recortes de derechos que continúan empeorando su calidad de vida.

Dos años después de esa pregunta irresuelta frente a las cámaras de televisión, la respuesta está a la vista: la clase trabajadora es la que lleva sobre sus hombros el peso de la inflación imparable, la devaluación abrupta y los recortes de derechos que continúan empeorando su calidad de vida.

Durante la mañana de hoy, el gobierno nacional anunciará el cierre de ministerios públicos para bajar el gasto y reducir el déficit fiscal. Se calcula que entre 8 y 12 ministerios nacionales se convertirán en secretarías y los ministros serán removidos de sus puestos. Entre los ministerios afectados se encontrarían los de Trabajo, Salud y Ciencia y Tecnología, claves para el desarrollo del país. A pesar de que el gobierno de Mauricio Macri intenta desde su discurso promover el achicamiento del Estado, su gestión fue la que más ministerios y organismos públicos creó, aumentando un 25% la estructura estatal frente a lo que había dejado el kirchnerismo.


📢 ¿Querés apoyar el periodismo independiente? Te invitamos a formar parte de #TribuLPP y acceder a descuentos y sorteos exclusivos ➡ Hacete socix acá


La destrucción del empleo público ya se había iniciado desde el comienzo de la gestión Macri, pero aún hay espacio para que continúe profundizándose con el cierre de ministerios. Los trabajadores estatales, que no saben si lograrán mantener sus puestos de trabajo el mes próximo, se suman a los miles de trabajadores que enfrentan la incertidumbre de entender el valor real de sus salarios frente a la devaluación sufrida la semana pasada, cuando la cotización del dólar alcanzó los 40 pesos y dio piedra libre al aumento de los productos en las góndolas.

La destrucción del empleo público ya se había iniciado desde el comienzo de la gestión Macri, pero aún hay espacio para que continúe profundizándose con el cierre de ministerios.

El gobierno en sus discursos parece buscar constantemente llevar tranquilidad a los mercados, aunque esto traiga la intranquilidad del pueblo que ve su salario depreciarse y los servicios encarecerse mes a mes. Una de las salidas que Nicolás Dujovne está barajando en este momento es la vuelta a las retenciones al campo, un sector aliado al gobierno de Macri desde el comienzo de su gestión. El sector agroexportador se ha visto enormemente beneficiado por el aumento del dólar, ya que toda su materia prima pasó a multiplicar su valor sin necesidad de invertir más trabajo en ella. Durante el año 2017, Argentina exportó cultivos por un valor de US$21.400 millones, de los que se podría haber recaudado un porcentaje si el gobierno hubiera decidido retomar esa política tributaria.

Finalmente, con un mensaje prolijamente guionado, grabado y, a pesar de ello, transmitido más de una hora después de lo anunciado, tal como recalca Página/12, el presidente Macri confirmó que el “mejor equipo de los últimos 50 años” quedará disuelto a “la mitad” de sus ministerios, pero no dio ninguna precisión al respecto. Lo que sí confirmó es que con la última devaluación “la pobreza va a aumentar”, que volverán las retenciones al agro y que se mantiene la intensión conservador “no gastar más de lo que tenemos”.

Macri aseguró que su gobierno seguirá por el mismo rumbo “sin tener miedo a pagar los costos” porque “todo lo que cuesta en la vida vale la pena”. “Gobernar un país, cuesta”, confesó y definió que estos fueron “los peores cinco meses de mi vida después de mi secuestro”.

Además, el mandatario aseguró que su gobierno seguirá por el mismo rumbo “sin tener miedo a pagar los costos” porque “todo lo que cuesta en la vida vale la pena”. “Gobernar un país, cuesta”, confesó y definió que estos fueron “los peores cinco meses de mi vida después de mi secuestro”.

El lugar al que el gobierno de Mauricio Macri ha llevado a la Argentina es el final de un camino marcado por las políticas de endeudamiento externo, el pedido de recursos al Fondo Monetario Internacional, la baja de retenciones al campo y a las mineras, la quita de subsidios a los servicios públicos, el cierre de las principales paritarias salariales en un número por debajo de la inflación y la libertad del tipo de cambio, sin limitaciones a la fuga de capitales y al atesoramiento de dinero en el exterior que muchos de los funcionarios de su gobierno abiertamiente confiesan. Es un error pensar que no había otra salida, esta es la salida que eligieron a conciencia. El ajuste, no era difícil imaginarlo, lo pagaría el pueblo trabajador.



También te puede interesar:

¿En qué se diferencia la Argentina del 2001 de la del 2018?
Acuerdo con el FMI: los detalles del documento firmado por Argentina
Economía: 5 promesas incumplidas por el gobierno de Macri

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR