¿Qué veo este finde? Una de Oreiro, un documental nacional y un romance italiano

por Laura Gómez

Hoy es día de estrenos cinematográficos y La Primera Piedra te presenta algunas opciones para agendar y ver en la gran pantalla durante este fin de semana largo: una ficción nacional protagonizada por Natalia Oreiro, un documental sobre un pueblo sumergido en el olvido y un comedia romántica italiana. 


1. Re loca: de la represión a la explosión hay un solo paso

Re loca es el debut cinematográfico de Martino Zaidelis en el rol de director, y también el regreso de Natalia Oreiro a un protagónico tras dos años de ausencia en la gran pantalla. Zaidelis se llevó un Martín Fierro por su labor en El hombre de tu vida (la serie creada por Juan José Campanella y protagonizada por Guillermo Francella), y Oreiro obtuvo un Cóndor de Plata por su papel en Gilda. No me arrepiento de este amor.

Re loca es la remake de la película chilena Sin filtro (2016), una comedia desopilante que marcha al ritmo de los gags. La historia se enfoca en la vida cotidiana de Pilar (Natalia Oreiro), una mujer que transita la frontera entre los treinta y los cuarenta. Ella vive junto a su pareja (Fernán Mirás) y su hijastro, trabaja como creativa publicitaria en una empresa donde sus propuestas han quedado arcaicas, es incapaz de adaptarse a los nuevos entornos digitales, compite con una influencer millenial (Malena Sánchez), y padece a un jefe que la disminuye, una amiga adicta a la conexión (Pilar Gamboa) incapaz de escuchar sus problemas y un ex a punto de casarse (Diego Torres) que sigue revoloteando en su vida.

De la noche a la mañana y gracias a un curioso “ritual”, Pilar deja de responder a la norma y se vuelca al puro instinto; pasa de la corrección política y la total represión al estado explosivo que señala el título. El film de Zaidelis no se sustenta en un gran guión, pero el trabajo de Oreiro y un buen acompañamiento actoral permiten que los gags generen su impacto y que la estructura se sostenga en cada situación de comicidad planteada. Una Oreiro explosiva y empática que supo encontrar la clave para este viaje sin grises desde la dama sumisa y reprimida hacia esta guerrera que te canta las cuarenta.


2. Miró. Las huellas del olvido: rescatar la memoria

La directora Franca González ha creado piezas cinematográficas de gran sensibilidad como Al fin del mundo (donde se narraban las hostilidades de la vida en Tolhuin, un pueblito perdido del sur argentino) o aquel retrato del famoso historietista argentino en Liniers, el trazo simple de las cosas. Y esta no es la excepción de su filmografía. En su quinto largometraje González va tras las huellas de un pueblo olvidado en la provincia de La Pampa: Miró vivió tan sólo una década y se extinguió hace más de un siglo, pero hace algunos años un grupo de estudiantes descubrió fragmentos de ese pasado.

De la mano de testimonios de los antiguos pobladores de Miró, vecinos de localidades aledañas y habitantes antiguos de la zona, la cineasta piquense reconstruye las esquirlas desperdigadas en tierras pampeanas donde ahora imperan las plantaciones de soja. Este documental es un intento más del cine por recuperar el pasado reciente y avivar la memoria. Con un guión sólido, material de archivo, testimonios de expertos, valiosas fotografías familiares, viejos planos del pueblo y antiguos mapas, Miró emerge como un rompecabezas histórico para hacerle frente al olvido.


3. L’amore con te: un romance inesperado

Esta es la historia de amor entre Teo (Adriano Giannini), un publicista con varios affaires y muy pocas ganas de comprometerse con alguien, y Emma (Valeria Golino), una osteópata no vidente recientemente divorciada. Al conocerse, ellos se atraen de inmediato, pero ambos tendrán que modificar ciertas cosas de su vida si pretenden mantener vivo este romance.

Aquí Silvio Soldini logra guiar este barco a buen puerto, y los actores amasan sus personajes con gran sensibilidad (la labor de Giannini es magnética, aún cuando intenta imponer distanciar y juega a ser el villano frío). Con un buen guión, buenas actuaciones y giros narrativos bien construidos -que, sin embargo, conducen muchas veces a los lugares más esperados- L’amore con te se presenta como un lindo retrato del amor maduro e inesperado entre dos personas que tienen muy pocas cosas en común. Una opción atractiva para todos aquellos que adoran el cine italiano y las comedias románticas.


 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario