3º edición del Festival Internacional de Dramaturgia: estados emocionales

por Laura Gómez

Matías Umpierrez, director y curador del Festival Internacional de Dramaturgia, convocó a la prensa para dialogar sobre la presentación de este ciclo que se extenderá del 2 al 17 de junio en varias sedes de la Ciudad de Buenos Aires (Timbre 4, Centro Cultural Recoleta, El Cultural San Marín, Teatro Anfitrión, Espacio Callejón y Estudio Los Vidrios), y que contará con la participación de realizadores de diferentes países: Uruguay, Finlandia, Croacia, Perú, Brasil, India, Líbano, Alemania, Francia, España y Argentina.


Estados emocionales: la gobernabilidad de lo sensible

El marco de esta presentación (a diferencia de tantos otros) resulta amigable y distendido: aquí no hay formato conferencia, verticalismo ni monólogos tediosos; lo que uno encuentra en NÜN Teatro es diálogo, reflexión, horizontalidad, intercambio de ideas y un buen desayuno. Matías Umpierrez —director y curador del Festival que tuvo su primera edición allá por 2014— se ubica al centro de una mesa repleta de medialunas, tazas de café con leche y frascos con jugo de naranja, y admite: “En la escuela yo era de los que se sentaban al fondo”. Esa pequeña confesión constituye toda una declaración de principios; su sana irreverencia de alguna manera ha marcado el rumbo que el Festival fue tomando a lo largo de estas tres ediciones.

Estados emocionales es el lema que atravesará la totalidad de las propuestas del Festival, en sus múltiples sentidos: como un modo privado de la sensibilidad y como la clásica figura política analizada hasta el cansancio por politólogos y sociólogos. En este caso, los artistas serán quienes se apropien del concepto desde la dimensión del hacer. Estas ideas —según Umpierrez— no pueden disociarse, por ejemplo, de ciertos estados de gobernabilidad a través de la emoción: el miedo, la euforia, la idea de Patria o de globalidad.

“Hay muchos gobiernos que piensan que negando la historia se puede ir más fácilmente hacia adelante, cuando en realidad la historia es lo que construye la identidad, las bases de un país, de una idea de nación, de comunidad o de cooperativa. Por eso el Festival siempre se va a sostener como un espacio de resistencia. Nuestro encuentro con lo político es desde el hacer, demostrando cuál es nuestro punto de vista sobre el mundo”, sentencia Umpierrez.

Fotografía: Matías Tavolaro


La dramaturgia más allá de los límites del teatro

Esta tercera edición cuenta con algunas características que la distinguen de las anteriores. Una de ellas es la idea de transdisciplinariedad: aquí se piensa la dramaturgia en relación directa con el teatro, pero también con la danza, la dimensión de lo performático, las intervenciones urbanas e incluso las artes visuales. Desde esa perspectiva se han creado las cinco secciones que estructuran el Festival:

1. Dramaturgia de los mundos paralelos [Teatro]

 

Cinco piezas de teatro de distintos países que reflejan cinco mundos paralelos —posibles o no— de algún sistema emocional que existe o podría existir… así sea en la ficción. Territorios saturados, guerras en cosmografías insospechadas, realidades duplicadas, pasado, presente o futuro inciertos. Países que participan: Uruguay – Finlandia – Croacia – Perú – Brasil – Argentina.


2. Dramaturgia de una urbanidad desconocida [Intervenciones Site Specific]

A partir de las imágenes de una casona emblemática del barrio de Vicente López (la Quinta Trabucco), dos artistas de India y Líbano que nunca visitaron Argentina construyen textos ficcionales que no están necesariamente relacionados con el presente del lugar ni con hechos del pasado. A continuación, artistas locales toman esos manifiestos e intervienen el sitio específico elegido, creando instalaciones y performances.


3. Dramaturgia en movimiento [Danza]

¿Cómo el movimiento creado por un coreógrafo y una coreógrafa en la lejanía puede incidir en el cuerpo de un/a intérprete a 11.000 km de distancia? ¿Acaso los movimientos sin cuerpos pueden emigrar e inmigrar? Se invita a una coreógrafa de Alemania y un coreógrafo de Francia a componer una pieza que será reinterpretada a distancia por colegas argentinos en un mismo escenario de Buenos Aires.


4. Dramaturgia para una conferencia [Performance]

¿Podríamos crear un manual de instrucciones para dictar una conferencia? ¿Existe una narrativa previa a la construcción de cualquier discurso? El filósofo español Paul B. Preciado (referente de la teoría queer y el pensamiento de género) diseña una serie de instrucciones para dictar una conferencia en Argentina. Tres conferencistas locales —especialistas en distintos campos— llevan a cabo la empresa siguiendo las normativas establecidas en el manual.

 


5. Dramaturgia para una exhibición descentralizada [Artes Visuales]

Puesta en diálogo de la obra de Nacho Iasparra —un artista de amplia trayectoria— con el proyecto curatorial que enmarca el Festival. Exposición de parte de su obra visual en diversos soportes gráficos: programas de mano, posters, afiches en la vía pública.

 


El gesto de lo “trans” y la fuerza de la comunidad

Todas las propuestas han sido creadas por la Plataforma Fluorescente, un dispositivo de creación global que cuenta con la participación de artistas, creadores y pensadores de todo el mundo. Bajo la idea de “comunidad” —otro de los pilares de la propuesta— Umpierrez y equipo diseñaron esta plataforma de creación como un espacio de gestión y de frontera que construye una territorialidad diferente de la que suele delimitarse socialmente.

“A mí me interesa mucho pensar todo lo que despierta la palabra ‘trans’. Hay una idea o un gesto permanente de la época que parte de la necesidad de entender y clasificar. Me parece que lo ‘trans’ y lo transdisciplinar como gesto lo que propone es: ‘no entiendas, sentí que lo que está enfrente tuyo es algo que tiene vida propia, autonomía y una necesidad expresiva de ser’. Ese gesto es fundacional para la Plataforma Fluorescente”, declara Umpierrez.

Hay en este proyecto una evidente preocupación por construir experiencias para los espectadores y también por dar entidad a los teatros independientes en tanto co-productores. Muchas veces el riesgo no sólo recae sobre las espaldas de los creadores, sino también en aquellos espacios que contienen al teatro. Dice Umpierrez: “Nos interesaba que los teatros independientes pudiesen ser no sólo espacios de exhibición sino de producción de teatro (…) Son espacios reales de gestión, con absoluta sustentabilidad; más allá de los movimientos políticos, los teatros independientes siguen teniendo sus carteleras intactas y ante cualquier crisis siguen resistiendo”.

Durante la charla en NÜN alguien pregunta cuál es la explicación de ese fenómeno, y Umpierrez responde que es un verdadero misterio. A pesar de los latigazos constantes de las crisis políticas, económicas, sociales e institucionales, los espacios independientes de Buenos Aires continúan sosteniendo sus proyectos y contribuyen a que la ciudad siga siendo un faro cultural y punto de referencia indiscutible en toda Iberoamérica. El Festival Internacional de Dramaturgia es el espacio ideal para certificar una vez más ese misterio.


Encontrá toda la programación en Festivaldramaturgia.com.ar
Localidades a valor promocional de $120 y gratuitas para algunas actividades
IMPORTANTE: las funciones de teatro y danza se extienden por 12 funciones más después del Festival

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 Comentario

Nor bos 6 junio, 2018 - 07:24

Muy interesante.

Responder

Dejá tu comentario