#NiUnaMás

por Gustavo Yuste

El 3 de junio se realizó una nueva y multitudinaria marcha en reclamo a la alarmante cifra de femicidios y en repudio a los distintos tipos de violencia de género bajo el ya popular lema #NiUnaMenos. Miles de hombres y mujeres llenaron el centro porteño y distintos puntos del país con sus reclamos en búsqueda de una sociedad igualitaria. Sin embargo, la trascendencia de los hechos suelen opacarse con lugares comunes que lejos de fortalecer el debate y el objetivo final, nos detienen. ¿Qué pasaría si damos vuelta el enfoque y hablamos de #NiUnaMás?


Como el 24 de marzo o el Día del orgullo Gay, el 3 de junio parece afianzarse dentro de la cultura colectiva de Argentina como un día donde se marcha masivamente sin importar otras diferencias que puedan existir. La movilización por #NiUnaMenos que tuvo lugar este año – la segunda de la historia- comprueba esta hipótesis.

(Ver nota relacionada: Fotoreportaje – #NiUnaMenos: un nuevo grito histórico)

Miles y miles de personas se juntaron a pesar de que este año la marcha no contó con el apoyo mediático e institucional que tuvo el año anterior, donde sectores de izquierda, derecha y hasta la propia Iglesia Católica habían convocado a movilizarse. El slogan #NiUnaMenos parecía haber podido convocar al grueso de la sociedad más allá de sus diferencias, pero este año fue diferente. Ya no todos se manifestaban abiertamente sobre el tema, muchos partidos políticos e instituciones también se guardaron a silencio y hasta los propios manifestantes que concurrieron el año pasado desconocían si este año se repetía.

El Observatorio de Femicidios Marisel Zambrano de La Casa del Encuentro, que realiza este relevamiento desde el 2008 en base a las noticias publicadas en 120 medios de todo el país, informó que durante el ultimo año 275 mujeres fueron asesinadas. En otros términos, una mujer es asesinada cada 30 horas.

Lo cierto es que a un año de la marcha, el Observatorio de Femicidios Marisel Zambrano de La Casa del Encuentro, que realiza este relevamiento desde el 2008 en base a las noticias publicadas en 120 medios de todo el país, informó que durante el ultimo año 275 mujeres fueron asesinadas. En otros términos, una mujer es asesinada cada 30 horas.


44


Ahora bien, ¿qué es lo que vuelve que una marcha de estas magnitudes donde se reclama por el fin de los femicidios, violaciones y más violencias contra la mujer no tenga el peso que se merece? Más allá del rol de los medios y sus propios intereses, podría pensarse en el rol de cada persona como comunicador y pensador.

A esta altura, quizás sea oportuno señalar que el slogan #NiUnaMenos hace referencia a que ya no se puede tolerar a ni una mujer muerta más, ni a una mujer violentada física, sexual o mentalmente más, y que no es una muletilla que se puede usar livianamente en cualquier conversación para ver qué hacen mal “los hombres” o “las mujeres”. El #NiUnaMenos empieza o debería empezar a cargar con el peso simbólico que el Nunca Más tuvo durante los primeros años de democracia en Argentina.

(Ver nota relacionada: #NiUnaMenos: Vivas nos queremos)

En ese sentido, podemos encarar este complejo tema con un simple cambio de enfoque y transformar el slogan-hashtag en #NiUnaMás para poder recordar porque se marchó y para qué se volverá a marchar:

  • Ni una persona más que se crea superior a otra por su sexo, llegando hasta al punto de asesinarla, violarla o maltratarla físicamente.
  • Ni una persona más que aparezca muerta por el simple hecho de ser mujer.
  • Ni una persona más que crea que el feminismo es algo exclusivo de las mujeres.
  • Ni una persona más  que iguale el feminismo con el machismo. O peor aún, con el revanchismo.
  • Ni una persona más que caiga en generalizaciones donde “Todos los hombres hacemos…” y “Todas las mujeres hacemos…”. Los géneros no son compartimientos estancos ni preformateados y la lucha feminista incluye a todas las personas.
  • Ni una persona más que confunda el #NiUnaMenos con una rivalidad del tipo hombre vs. mujer como si fuera un programa de televisión. Estamos hablando de mujeres muertas, violadas y hasta descuartizadas en bolsas de basura.

35


  • Ni una persona más que use el término “feminazi” como peyorativo a cualquier otra persona que busque igualdad de géneros y justicia.
  • Ni una persona más que se crea habilitado para incomodar a otra en la calle por como se ve o se viste.
  • Ni una persona más que sea crea tan importante para manipular psicológicamente a otra, llegando a un maltrato cotidiano e invisibilizado.
  • Ni una persona más que sea indiferente a lo que pasa a nuestro alrededor.
  • Ni una persona más que crea que una mujer no pueda salir, viajar, manejarse sola sin el acompañamiento de un hombre.
  • Ni una persona más que crea que no somos todos iguales.

La tan buscada igualdad de género y una sociedad igualitaria y justa es un camino que ya se empezó a andar. Cada 3 de junio se impulsará de nuevo esta lucha que es diaria y que no distingue de géneros. Porque al fin de cuentas, la justicia es asexuada y bajo ningún concepto una pija o una concha nos tiene que determinar nuestra forma de ser. #NiUnaMenos: Vivas nos queremos


42

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario